El negocio del renting sigue al alza. En el primer trimestre del año el renting de vehículos creció un 12,1% en comparación con las cifras del mismo período del año anterior, según datos de la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR).

La confianza de los clientes se logra gracias al servicio integral y la confianza que ofrecen las compañías especializadas en venta y alquiler de vehículos (tanto de automóviles como de motos). El volumen de negocio lleva tres años en recuperación, después de una fuerte recesión durante la crisis, y las previsiones para los próximos años son muy positivas.

Los servicios de renting y de compra flexible son cada vez más demandados. El renting ofrece la gran ventaja de un alquiler completo,  en el cual la cuota mensual incluye todos los servicios de mantenimiento del vehículo, seguro obligatorio, reparación de averías por desgaste, asistencia en carretera y otros servicios adicionales.

 

Descárgate la guía gratuita: ¿Cómo leer la letra pequeña del contrato de renting?

 

El vehículo eléctrico en la empresa

En el mercado de renting, los vehículos eléctricos aún no tienen un gran peso pero representan el futuro para las empresas por sus ventajas económicas de reducción de costes y sus beneficios medio ambientales. Las compañías comercializadoras realizan un gran esfuerzo para vencer las reticencias de sus clientes y que éstos renueven sus flotas con motores eléctricos.

Como indican desde la Asociación Española de Renting (AER), las expectativas de desarrollo son algo más lentas que el resto de países europeos más avanzados, donde el vehículo eléctrico está cada vez más consolidado como eje fundamental para una movilidad sostenible y ecológica. Es una tecnología disruptiva pero cuenta con el aval de grandes avances en los últimos años en cuanto a motores y baterías eléctricas, cada vez más eficientes y de calidad.

El Plan Movea, de ayudas a la adquisición de vehículos impulsados por energías alternativas, se limitaba en un principio sólo a la compra. La normativa ha cambiado de forma positiva para hacer beneficiario directamente al usuario del vehículo (lo que incluye las operaciones de alquiler). Este hecho incidirá en la aceptación de los vehículos eléctricos y de su financiación a través del renting o leasing.

 

El renting en la empresa

Cada vez son más las pequeñas y medianas empresas (pymes) las que optan por el renting para sus vehículos de empresa. La fórmula es perfecta también para autónomos, asociaciones o instituciones públicas. La empresa que comercializa el renting se encarga de todas las gestiones por lo que todo resulta más sencillo.

Lo más valioso es que no se asume el riesgo de obsolescencia, avería o cualquier imprevisto que pueda surgir. Renovándolo cada pocos años una compañía se asegura un vehículo o flota siempre moderna y actualizada, con los últimos avances en tecnología y seguridad.

El contrato de alquiler determina el pago de una cuota mensual con los gastos más importantes cubiertos: seguro, impuesto de matriculación, el mantenimiento estipulado por el fabricante o las averías producto del desgaste o de fallos mecánicos o eléctricos. Los servicios adicionales dependen de cada compañía y pueden ser un valor añadido en determinados casos. Por último, las cuotas son fiscalmente deducibles y la contabilización es muy sencilla con un solo apunte en cada pago.

El renting es una fórmula rentable y ventajosa para disponer de un vehículo nuevo y de calidad para la empresa sin realizar un gran desembolso.  Dentro de todas las opciones, resaltamos el salto evolutivo y tecnológico de un negocio con un vehículo eléctrico, silencioso y no contaminante, con grandes ventajas de ahorro en recargas y mantenimiento.

 

renting y leasing

Pin It on Pinterest

Share This