plan comercial

Aunque en las últimas décadas el mundo de la gestión empresarial ha cambiado muchísimo, todavía hay un pilar que se mantiene en pie y que hace que nuestra empresa siga viva en el mercado: tener un buen plan comercial.
Saber cómo introducir nuestros productos y servicios en el mercado y conseguir que entren por los ojos a los consumidores sigue siendo la clave de las empresas de hoy, de ayer y de mañana. Hay muchas formas de elaborar un magnífico plan comercial y elegir una u otra dependerá de variables tan importantes como el tamaño de la empresa, su localización geográfica, el producto o servicio que quiera introducir en el mercado, el tipo de consumidor que demanda o demandaría ese producto o servicio, etc. Hablamos de uno de los modelos estratégicos útiles para elaborar un buen plan comercial tipo: el plan comercial de las “5P”, ¿lo conoces?

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

 

Plan comercial de las “5 P”

El plan comercial de las 5 P gira en torno a cinco puntos clave de cualquier negocio:

Producto: interés del mercado por tu producto o tu servicio.

Precio: coste para el consumidor, precio máximo y mínimo con el que puedes marcar tu producto o servicio para que sea aceptado en el mercado.

Promoción: tipo de publicidad convencional o digital con el que estás publicitando tu producto o servicio en el mercado que te interesa.

Plaza: características sociales, demográficas y culturales del lugar donde quieres introducir tu producto o servicio.

Postventa: servicio de atención al cliente que garantice la fidelización de tus consumidores.

 

Plan comercial: claves del éxito

Una vez tengas definidos los cinco puntos clave anteriores,  llega el momento de elaborar tu propio plan comercial. Veamos dos consejos básicos:

  1. Una clave de cualquier plan comercial que se precie es la investigación y la información. No podemos pensar que nuestro producto o servicio es tan bueno que seguro que tendrá un éxito tremendo en el mercado simplemente porque sí. Raras veces un producto bueno llega a ser un auténtico éxito simplemente por su calidad, recuerda, por ejemplo, fracasos tan sonados como los del vídeo beta frente al VHS, un ejemplo de producto muy superior que no funcionó por circunstancias e intereses ajenos a la calidad del producto en sí. La clave del éxito de un plan comercial está en disponer de toda la información posible de los productos de tu competencia, del carácter de tus consumidores, de la economía nacional e internacional que puedan afectar a las tendencias del mercado, etc.
  1. Si tu producto es innovador, algo poco visto en tu mercado, un nuevo gadget o un servicio diferente al que los consumidores están acostumbrados a utilizar, aprovecha ese carácter novedoso y explótalo al máximo. Por ejemplo, imagina que quieres abrir en tu ciudad un servicio de alquiler de motos eléctricas para que grupos de personas de la tercera edad puedan ir de excursión de forma cómoda y segura. Se trata de un servicio novedoso, algo que nadie ha probado todavía en tu plaza comercial, así que se merece una promoción excepcional que llame la atención de tus consumidores y de los medios de comunicación: una caravana de motos eléctricas guiadas por los ancianos de la residencia de mayores, una promoción de descuentos impactantes para las primeras 100 personas que alquilen tus motos eléctricas, un descuento para empresas dedicadas a la atención de ancianos que quieran firmar un contrato de renting para motos eléctricas, etc.


Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *