El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Claves para entender el despido objetivo improcedente

despido objetivo improcedente

En la sección “Contratación y despidos” de nuestro blog encontrarás varios artículos dedicados al llamado despido objetivo, uno de los tipos de despido más habituales y, a la vez, más problemáticos de la legislación laboral de nuestro país.

El despido objetivo improcedente es un problema para muchas empresas porque implica una pérdida económica importante, pero además una pérdida de tiempo y energías tan innecesaria como peligrosa para el ambiente de trabajo de nuestra organización. Para evitar muchos de estos problemas, hoy vamos a dedicar unas líneas a recordar las claves fundamentales para evitar el despido objetivo improcedente.

 

Descárgate la guía gratuita: CONTRATACIÓN INTELIGENTE

 

¿Qué es el despido objetivo improcedente?

Para entender mejor qué es un despido objetivo improcedente tenemos que tener muy clara la tipología de despido de la que estamos hablando: el despido objetivo.

Recordemos que, según el Estatuto de los Trabajadores, el despido objetivo es aquella fórmula de extinción del contrato laboral en la que el empresario extingue de forma unilateral un contrato que ha firmado con un empleado. Las causas que el empresario puede argumentar para explicar su decisión de despido son muchas, muy variadas y bastante subjetivas: supuesta incapacidad del empleado de cumplir con los objetivos de su puesto de trabajo, incapacidad para adaptarse a una nueva forma de trabajo que implemente la empresa a pesar de haber recibido formación especial para ello, faltas reiteradas de comportamiento, faltas de asistencia al trabajo, etc.

Al contrario de lo que sucede con otros tipos de despido, en el despido objetivo procedente el trabajador recibe una indemnización económica proporcional al tiempo que haya trabajado para la empresa. Pero, ¿qué ocurre si un tribunal decide que ese despido objetivo es improcedente? Que el trabajador tendrá derecho a que la empresa le readmita en su anterior puesto de trabajo y le devuelva todos los derechos laborales que disfrutaba hasta el momento del despido.

 

¿Cómo evitar un despido objetivo improcedente?

Hay dos claves fundamentales que evitarán un despido objetivo improcedente: las  pruebas documentales y la forma de ejecutar ese despido.

Tanto si sospechas que un empleado conflictivo puede acudir a los tribunales si recibe un despido objetivo, como si confías plenamente en el equipo humano con el que has trabajado durante décadas, es muy recomendable que evites ciertas prácticas que pueden convertir un despido objetivo procedente en un despido objetivo improcedente y fuente de muchos problemas.

 

Clave 1 para evitar un despido objetivo improcedente: las pruebas

Si las causas que vas a argumentar para despedir a tu empleado pueden documentarse, hazlo. Por ejemplo: si vas a proceder al despido porque tu empleado no llega nunca a tiempo al trabajo, haz instalar un software de control de entradas y salidas del trabajo. Haz copias de seguridad de los informes de control y guárdalos a buen recaudo hasta el momento en que tengas que presentarlos a los tribunales. Si la causa en la que te apoyas para despedir a un empleado es su comportamiento ofensivo contigo, con tu familia o con el resto de los empleados, habla con los testigos de esas escenas violentas para que se comprometan a prestar testimonio en el posible juicio que valorará si ese despido objetivo fue improcedente.

 

Clave 2 para evitar un despido objetivo improcedente: las formas

En tiempo y forma” es la frase que debes grabarte a fuego cuando decidas despedir a un miembro de tu equipo humano. Consulta con tu asesor laboral los pasos concretos a seguir a la hora de entregar la carta de despido objetivo a tu empleado, cuándo debes entregarle la indemnización, cómo debes presentar las pruebas, etc. Si todas las empresas cuidaran las formas a la hora de despedir a sus empleados, los tribunales verían muchas menos reclamaciones y prácticamente desaparecería el siempre complicado despido objetivo improcedente.

 

De todas formas, antes de pensar en despedir a tus empleados por falta de productividad, te invitamos a que descargues nuestra guía para mejorar el rendimiento de tu equipo humano, es gratis y, como verás, tan práctica como útil. Pulsa aquí para descargarla.

 

CONTRATACIÓN

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *