Puede ser que hayas llegado hasta aquí porque eres el encargado de flotas en una compañía o, bien, eres el encargado de todo en una pequeña empresa y estás buscando qué diferencias hay entre un renting flexible y un alquiler opción compra para ver por cuál te decantas.

Sea como sea, has llegado hasta aquí porque tienes una misión: encontrar la mejor manera -y cuando decimos mejor nos referimos a calidad vs precio- de obtener una flota de motocicletas que se adapte a las necesidades de tus empleados y al servicio que ofreces.

Cuando se trata de tomar una decisión de estas magnitudes el estudio que hacemos de las condiciones, los pros y los contras, así como las comparativas, acostumbran a ser exhaustivas. Todo el mundo habla de la “maldita” letra pequeña así que, para que deje de ser “maldita”, nada mejor que dejar las cosas claras.

¿Qué es un renting flexible?

En cuanto al renting todos, más o menos, sabemos de qué se trata y qué beneficios aporta a la empresa. Básicamente, se trata de abonar mensualmente una cantidad fija durante el tiempo que se establezca en un contrato. Lo estándar son 48 meses, aunque la temporalidad del contrato puede variar y, por lo tanto, las mensualidades también. Cuanto más dure el contrato, menor será la cantidad que tengamos que pagar al mes por nuestro vehículo.

Pero, más allá del renting, hay compañías que han apostado también por la tranquilidad del cliente, por no “atarlo” a un contrato durante unos meses sino que el cliente sienta la total libertad de poder deshacerse del vehículo cuando sus necesidades o estado económico ya no lo permitan. Si tu empresa quiere tener cero preocupaciones con su flota de motocicletas y la tranquilidad de estar en buenas manos, debes apostar por esta opción. Es el Renting Flexible para Empresas. Además de poder elegir entra una amplia gama de motocicletas, tanto a nivel de potencia y prestaciones, también podrás elegir si la prefieres de combustible o eléctrica. Y lo más importante es que, cuando cedes la gestión de la flota a un tercero -a través de un renting, en este caso- te olvidas de cualquier imprevisto que pueda presentarse. No, en tus cuentas mensuales no habrá sorpresas y pagarás una única cuota mensual que incluirá seguro, mantenimiento en ruta y, algo que te va a encantar… tu empresa podrá deducirse el IVA como gasto.

renting vehiculos

¿Y si me decanto por el alquiler opción compra?

El alquiler opción compra es tan cómodo y con cero sorpresas (de verdad) como el renting, pero con la pequeña diferencia de que en este caso al finalizar el contrato, la motocicleta pasa a ser de su propiedad. ¿Cómo? El cliente decide qué moto quiere -en esta opción el abanico de motocicletas entre las que poder elegir es muchísimo más amplio ya que, al final, la motocicleta será tuya- y en qué tiempo quiere pagarla, si en un año, dos o cuatro (depende de la compañía que te lo financie). Y sí, como siempre, el alquiler opción compra también incluye el seguro, el mantenimiento y las visitas al taller para pasar las revisiones periódicas. ¿Ves? Con cero preocupaciones pero con una moto para poder ofrecer el servicio que tus clientes merecen de la manera más segura posible.

Elegir la opción que más se adapte a tus necesidades en 3, 2, 1… ¡Go!

1. Aprende a diferenciar. El primer paso es comprender que, aunque se trate de los mismos conceptos, no todas las compañías que se dedican al alquiler de motos o a la venta de las mismas, entienden lo mismo por renting, leasing, alquiler opción compra… Dicho esto, prosigamos.

2. Medita. Piénsalo mucho. Reflexiona y consulta con la almohada varias veces qué es lo que necesitas y qué no necesitas. También trata de saber de qué presupuesto dispones para hacer de esa necesidad, una realidad tangible y que no suponga una carga mensual no asumible.

3. Busca opciones. Opciones claras, sin peros, sin letra pequeña, sin “es que…”. En resumen, opciones sencillas pero fiables.

4. Valora la experiencia de la empresa con la que vayas a realizar el renting, el alquiler opción compra o el servicio que sea. No todas las compañías ofrecen la misma confianza. Alíate con los que lleven años en el mercado, los que sean un referente en el sector… si ellos han llegado lejos, tú también puedes llegar lejos.

5. Coge tu moto y… ¡a trabajar! Has elegido la mejor opción, ahora lo único que hay que hacer es amortizar la motocicleta y hacer crecer el negocio.

ventajas del renting

Pin It on Pinterest

Share This