¿Por qué crees que el renting flexible o el leasing de furgonetas y motos puede ser una buena opción para las empresas? ¿Porque ahorra valiosos recursos a la empresa? ¿Porque se adapta a las necesidades del negocio? Por todo eso… y por mucho más.

La flexibilidad en un negocio es esencial. Cuando cambian las circunstancias también cambian las necesidades. Para los vehículos de las empresas, es aún más importante contar con instrumentos que permitan ampliar la flota de forma cómoda. Por eso, el leasing de vehículos es una herramienta perfecta para preservar la liquidez, sin renunciar a aumentar las oportunidades de negocio que se le presentan a las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Las inversiones hay que analizarlas y controlarlas con cuidado, y más en estos tiempos de incertidumbre. No es necesario inmovilizar recursos de capital para la adquisición de un vehículo. Con la elección del leasing para tanto para motos como para furgonetas se logra una solución óptima, en forma de arrendamiento financiero,  para disponer de ese vehículo, con una opción de compra al finalizar la operación.

 

Descárgate la guía gratuita: ¿Cómo leer la letra pequeña del contrato de renting?

 

La fórmula del leasing para furgonetas y motos

El leasing es un servicio dirigido a empresas para proporcionarles el equipamiento que necesitan para su actividad: vehículos, maquinaria, mobiliario, locales, etc.  El contrato se firma por un periodo de tiempo determinado (como mínimo de dos años, para bienes muebles, y de diez años para bienes inmuebles).

El leasing de vehículos funciona de esta forma. A cambio del vehículo la empresa paga una cuota fija al mes y evita realizar un gran desembolso. Al finalizar el contrato, hay tres alternativas:

  • Devolver el vehículo al arrendador
  • Renovar el contrato de arrendamiento
  • Quedarse con la furgoneta o moto en propiedad, pagando la cuota de opción de compra.

Esta última elección es el objeto principal del leasing, por ello se denomina arrendamiento financiero. Las cuotas del alquiler funcionan como método de pago para adquirir la furgoneta.

La última cuota determina la opción de compra y será el resultado de restar al precio de la furgoneta todas las cuotas pagadas en concepto de alquiler.  Su valor debe especificarse en el contrato, así queda establecida y conocida desde el primer momento. Puede ser igual al resto de las cuotas o igual al precio del vehículo en el mercado al finalizar el alquiler; de este modo, las cuotas periódicas serían más bajas.

 

Ventajas del leasing para las pymes.

Aparte de la ventaja principal, disponer de un vehículo de manera práctica y rentable para el negocio sin un gran desembolso, hay otros beneficios:

  • No es obligatorio dar ninguna entrada.
  • Un pago controlado. Una cuota fija mensual (alquiler más intereses) durante todo el contrato.
  • Se puede financiar la totalidad del precio del vehículo.
  • El importe de la cuota mensual y el IVA es fiscalmente deducible.
  • Ventajas fiscales adicionales al poder practicar una amortización acelerada y ajustar así, si conviene, el resultado del ejercicio.

Más ventajas

Para las empresas que necesitan un transporte de un determinado volumen, la furgoneta es perfecta, y con un leasing se puede conseguir sin un gran capital. Para las empresas que necesitan transportar un volumen de menor tamaño el leasing de motos puede ser la opción más recomendada. Este dota a la pyme de una mayor flexibilidad, permitiendo rotar los vehículos cada cierto tiempo, y adaptarse a la demanda del negocio.  Además, antes de comprar se puede evaluar si el vehículo se ha adaptado a las necesidades de la empresa. Una vez ejercida la opción de compra, se habrá adquirido un vehículo en condiciones ventajosas y que aún puede tener un recorrido rentable durante más tiempo.

¿Cuáles son los inconvenientes? El periodo mínimo de leasing tanto de la furgoneta como de la moto es de dos años y puede haber una penalización si no se cumple, igual que para momentos de impago de las cuotas. En general, es obligatorio contratar un seguro adicional (o una prima de riesgo) para cubrir la operación.

El leasing es una fórmula muy utilizada y consolidada. Proporciona un recurso asequible y flexible para obtener equipos necesarios para la actividad empresarial. Aun así, como siempre, es recomendable comparar todas las posibilidades, tanto de alquiler (con el renting) o de compra, con otras modalidades de financiación.

 

renting y leasing

Pin It on Pinterest

Share This