Hay fechas en las que los pedidos se disparan y resulta caótico tanto para el personal de reparto como el personal de almacén. Hablamos de determinadas épocas del año que suponen un alto volumen de pedidos difícil de gestionar de cara a los tiempos de entrega.

La temporada alta trae consigo un aumento importante de los ingresos, pero también de estrés para gestionar los repartos.

La temporada alta puede depender del producto

Son muchas las fechas que, en función del producto que se venda, tendrá picos a lo largo del año. Por ejemplo, si vendemos productos para el cuidado de piscinas habrá mucho más movimiento en los meses previos al verano por la aperturas de piscinas descubiertas.

Si hablamos de una heladería a domicilio, veremos el pico en los meses de verano. Siendo un poco más genéricos, podemos hablar de fechas clave como Navidad, día de la madre o del padre, el famoso Black Friday… El caso es saber estar preparados para esos picos y tener a nuestros repartidores con todo planificado para no alargar los plazos de entrega a cliente.

Estudios recientes afirman que la temporada alta puede suponer la recuperación de una pyme que viene de meses con la llamada sequía económica.

Consejos para controlar los plazos de entrega de repartos en temporada alta

1. Transparencia y honestidad en lo que vendes. No prometas lo que no puedes cumplir. Hablamos del famoso “entrega en menos de 48 horas”, y luego el cliente lo recibe a los 5 días… Esto es muy común y se suele utilizar como reclamo de marketing para captar más clientes. No obstante el efecto que se consigue es justo el contrario, se rechaza la marca y se pierden muchas ventas.

2. Ofrece distintos formatos de entrega. No te cierres a la entrega a domicilio, no todo el mundo lo desea. Hay gente que prefiere recogerlo en algún punto cercano a su trabajo o su casa…Este tipo de opciones te reducirá estrés en los equipos de reparto y se realizarán entregas a quien realmente desea recibirlas.

3. Sé claro en la comunicación a tus clientes. La letra pequeña no suele ayudar si todo lo relevante lo pones ahí, al cliente le gusta saber las condiciones y no “dejarse los ojos” para leerlas. Además, durante todo el proceso es importante ofrecer al cliente puntos de comunicación directa con nosotros para hacer preguntas o aclarar posibles dudas.

4. Añade seguimiento a los pedidos. Ocurre durante todo el año, pero si por ejemplo hablamos de los regalos de navidad, sabemos que el cliente está especialmente nervioso porque se aproximan las fechas y es vital tener su pedido antes de ciertos días. La idea es que tu cliente pueda seguir su pedido y saber en qué fase está.

En colaboración con:

Bixpe Movilidad Empresarial: Especialistas en optimizar el trabajo de aquellos empleados móviles que operan fuera de la oficina (comerciales, técnicos, seguridad…). Aumentamos su productividad y mejoramos los resultados de tu negocio.

 

Pin It on Pinterest

Share This