El food delivery continúa ajustándose a las últimas tendencias, a la evolución del consumidor y a las distintas exigencias que ponen los clientes en lo referente al consumo de comida a domicilio. Mucho han cambiado los tiempos desde la época en la cual sorprendía que un restaurante realizase la entrega casa por casa entre los clientes que no quisieran salir de su hogar por los más variados motivos. Ahora no es una norma, pero sí un factor que pesa mucho cuando una familia decide dónde cenar en aquellos momentos en los que quieren disfrutar de la comodidad de su hogar sin el ruido y las molestias de ir a un local de forma específica.

 

Descárgate la guía gratuita: Delivery: claves para el éxito

 

Exigencias de una nueva generación

A medida que el mundo se ha ido acostumbrando a la comodidad de no salir de casa para comer o cenar en restaurantes han ido creciendo también sus exigencias. En el pasado lo que podían ser errores permitidos, como que la comida llegase en mal estado o que algún ingrediente no estuviera presente en el plato solicitado, ahora son características que simplemente no pueden producirse bajo ninguno de los casos. La sociedad ha llevado a tener otras exigencias cuando se plantea pedir comida a domicilio y eso es algo a lo cual los negocios han ido acostumbrándose de forma progresiva, incorporando novedades en su método de trabajo.

Una de las exigencias que se imponen entre los consumidores actuales se refiere al estado de temperatura en el que reciben sus pedidos. Quizá en el pasado no importase tanto que una pizza se recibiera fría o que un pedido de sushi viniera templado, algo que estaba en contra totalmente de su naturaleza. Pero ahora estas son exigencias que tiene el mayor porcentaje de personas que pide comida a domicilio. Se busca que el restaurante proporcione una mejor presentación en la entrega de sus platos, porque la intención del consumidor es disfrutar la comida de la misma manera en la que lo haría si visitara el propio restaurante en persona.

Esto ha llevado a que los repartidores y las flotas se tengan que actualizar con nuevos equipos para sus motos. Los restaurantes han reforzado la importancia de poner baúles de calidad en sus scooters, de forma que dispongan de métodos que permitan mantener la temperatura de cada plato protegida de forma independiente aunque se estén transportando platos calientes y fríos al mismo tiempo. De esta manera el cliente recibirá la comida en su justa y debida temperatura y la podrá disfrutar de forma adecuada. Para lograr esto el trabajo del restaurante debe comenzar antes de colocar la comida en la moto, dado que también tendrá que usar envases que fomenten la protección de la temperatura. Es un trabajo exigente, pero que tiene una buena repercusión en la imagen del negocio.

 

No hay que dejar nada de lado

En estos tiempos en los que el mundo está conectado a Internet de forma multitudinaria, una mala opinión y una crítica pueden convertirse en un gran problema para los negocios. La mayor parte de los servicios de comida a domicilio online disponen de sus propios sistemas de votación y comentarios, y lo mismo ocurre con la flexibilidad que proporcionan las redes sociales. Esto implica que si un cliente no queda satisfecho usará la red para reflejar lo que piensa sobre lo ocurrido.

Por eso hay que asegurarse de cumplir con la exigencia de la temperatura antes mencionada y con otros rasgos. A los clientes de la sociedad actual les importa mucho recibir lo que piden en el menor tiempo posible. Si incluso las tiendas online reparten ahora sus ventas en plazos de dos horas es de imaginar que los restaurantes tengan también que aumentar sus márgenes de actuación.

Otros aspectos en los que deben esforzarse los especialistas en el reparto de comida incluyen facilitar una mayor comodidad a los clientes. Por ejemplo, eliminando las tarifas de reparto a domicilio, entendiéndose como un gasto a fondo perdido que ayudará a incrementar las ventas. Y por último, hay que asegurarse de proporcionar a los repartidores las herramientas adecuadas para que no solo transporten la comida, sino que además lleven todas las herramientas que puedan necesitar, como sistemas para pagar con tarjeta en la propia casa del cliente. Eso, en una generación que ya no usa el dinero físico de forma habitual, es imprescindible.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Pin It on Pinterest

Share This