Poder comprar online en tan solo 3 clicks nos ha facilitado mucho la vida. Según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), durante el tercer trimestre de 2017 se realizaron más de 126 millones de pedidos a través del comercio electrónico. Esto significa un 29,6% más que el año anterior. Además, gracias a los datos que nos ofrece el eShopper Barometer de SEUR, el 11% de las compras en España se hacen ya de manera online. Todo este aumento del comercio electrónico se traduce en que las empresas tienen que optimizar la gestión de sus flotas de vehículos y adaptarse a lo que el mercado demanda.   Estamos viviendo importantes cambios en logística de lo que se conoce como “última milla” para la entrega de productos en entornos urbanos. El aumento del tráfico en las ciudades, las limitaciones para acceder al centro de las mismas por vehículos contaminantes y la explosión del comercio online han puesto en tela de juicio las estrategias logísticas tradicionales de los repartos a domicilio por parte de las empresas.

Los problemas de las entregas en áreas urbanas

En la ciudad, las entregas a domicilio suelen ser mucho más pequeños y fragmentados en comparación con el transporte regional. Existe una mayor incertidumbre y complejidad causada por ciudades cada vez más densas y congestionadas de tráfico. El auge de gigantes del comercio electrónico como Amazon ha aumentado considerablemente esta complejidad. No sólo hay más camiones de reparto circulando por las calles, sino que también hacen más paradas, lo que dificulta aún más el tráfico. Las personas se están acostumbrando a las ventajas de comprar online y recibir su pedido al día siguiente o incluso durante el mismo día.   Las rutas de entrega a domicilio de los envíos de comercio electrónico suelen consistir en 50 a 150 paradas diarias, dependiendo del tipo de vehículo. En comparación, los distribuidores de bebidas en locales comerciales tienen rutas de 10 a 15 entregas. El proceso de búsqueda de plazas de aparcamiento – o tener que aparcar en doble fila cuando no se encuentra parking – son los factores clave de la ineficiencia y la congestión de las ciudades.

Consejos para una gestión de flotas eficiente

 

  • Introduce motos y scooters en tu flota de vehículos. El tráfico en las ciudades dificulta los accesos a las mismas y repercute en los tiempos de entrega y en el número de repartos diarios que se pueden hacer. La movilidad y rapidez que te otorga una flota de motos por la ciudad va a ahorrarte muchos problemas en el reparto paquetes, llegando a reducir hasta en un 15% los tiempos de entrega. Las motos cuentan con carriles específicos y aparcamientos más accesibles y cómodos en las ciudades.
  • Descubre las ventajas del alquiler de flotas. Es esencial disponer de una flota competitiva y adecuada a tus necesidades. En la actualidad puedes acceder a una completa flota de vehículos sin tener que hacer frente a comprarla en su totalidad. Modalidades como el renting hacen posible que las empresas puedas tener en alquiler una parte de su flota que sea acorde con sus exigencias. Te recomendamos nuestro artículo Simulador Renting: ventajas e inconvenientes.
  • Trabajar con información en tiempo real. Al cliente le gusta recibir información sobre los estados por los que pasa su pedido. Instala localizadores GPS para saber en todo momento dónde se encuentra tu flota y cuál es el trayecto que están haciendo. Esto es esencial para detectar si se sigue la ruta marcada y poder anticiparse a cualquier imprevisto que pueda surgir durante el reparto de los pedidos. La comunicación entre repartidor y central se volverá más fluida, haciendo la gestión de flotas más eficiente.
  • Dedica tiempo a crear rutas eficientes. Antes de que el repartidor salga se debe crear una ruta de la manera más eficiente posible. Calcula no solo la distancia entre los dos puntos sino también variables como el tráfico, problemas de estacionamiento, tiempo de entrega del pedido o cualquier agente externo que pueda influir durante el proceso.
  • Prueba una flota de scooters eléctricas. Las ventajas principales de tener una flota eléctrica son el ahorro de combustible (0,69€ cada 100km recorridos), menor mantenimiento y posibilidad de acceder a zonas céntricas de las ciudades que están cerradas a vehículos de combustión para proteger el medioambiente. Si todavía no estás convencido, puedes leer el artículo 10 razones para alquiler una flota de scooters eléctricas.

Pin It on Pinterest

Share This