El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Las bolsas térmicas para comida y su conservación

bolsas termicas para comida

Las bolsas térmicas para comida se han convertido en parte fundamental de nuestras vidas para la conservación de alimentos, y pueden llegar a ser un factor determinante para la calidad de la comida de nuestra empresa si nos dedicamos al reparto a domicilio. A lo largo de este artículo vamos a desgranar las características de las bolsas térmicas y las ventajas que podemos obtener de ellas al aplicarlas a nuestro uso empresarial.

La principal función que tienen este tipo de bolsas es la de mantener la temperatura de los alimentos, ya sea fría o caliente. La aparición de estas ha supuesto una nueva forma de realizar el transporte de alimentos, por lo que conseguimos una ventaja para nuestra empresa sobre aquellas que no se han decidido a trabajar con bolsas térmicas aún, lo que puede ayudarnos a posicionarnos sobre nuestra competencia en un mercado tan ajustado como es el de la comida a domicilio.

 

Descárgate la guía gratuita: Delivery: claves para el éxito

 

En primer lugar debemos tener en cuenta que las bolsas térmicas son un complemento que tienen un coste muy pequeño con respecto de la utilidad que obtendremos de ellas. Podemos encontrar bolsas de calidad en el mercado por alrededor de 25 Euros la unidad. Sin embargo debemos tener en cuenta las necesidades de nuestra empresa a la hora de adquirir un tipo de bolsa térmica, ya que existen de diferentes tipos: bolsa para comida rápida, para vinos, para congelados…

Una vez que hemos hecho la compra de la bolsa térmica, tan sólo debemos aplicarla al día a día de nuestro negocio. La diferencia entre una empresa de reparto de comida que utiliza bolsas térmicas frente a una que no las utiliza es realmente notable.

No olvidemos que una bolsa térmica para alimentos es una herramienta extra que podemos utilizar para de esa manera garantizar la calidad de nuestro producto final al ser repartido. En nuestro caso, entendemos que el cliente que ha pedido un producto de nuestra empresa a domicilio pretende conseguir la misma calidad en el producto final que si lo hubiera tomado en nuestro negocio, pero que prefiere que se lo llevemos a casa por comodidad. Es por esto que debemos mantener las características finales del producto intactas una vez llegue a su destino.

En numerosas ocasiones los clientes suelen quejarse sobre la calidad de la comida a domicilio, argumentando que es peor que la que se sirve en el local, por lo que deciden quedarse en casa o pedir comida a nuestra competencia. Normalmente se suele deber a que los productos que se ofrecen llegan en condiciones pésimas al destino, en ocasiones la comida se enfría y pierde el sabor y sus características.

Para evitar todas estas situaciones, la bolsa térmica es nuestro principal aliado. No solamente nos permite mantener la temperatura de la comida que transportamos, sino que también nos facilita el transporte de los alimentos y la entrega de los mismos. La bolsa térmica puede servirnos para poder ofrecer un servicio de reparto de comida a domicilio que no admita reclamaciones sobre la calidad de nuestras comidas.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *