El renting llegó a España en la década de los 80 y actualmente vive uno de sus mejores momentos. Fuentes del sector han anunciado que en 2016 se alcanzó el récord de matriculaciones, hasta los 205.573 vehículos, lo que supone un incremento de unos 3.000 más que en 2007.

Además del obvio impacto económico, la crisis produjo un cambio de mentalidad en la sociedad y en el mundo empresarial. La incertidumbre ha provocado que muchas personas opten por el alquiler en lugar de la compra de pisos y las empresas se decantan cada vez más por el alquiler de coches y motos.

Lo cierto es que, por un lado, la recuperación económica se está dando con mayor fuerza en los grandes núcleos urbanos y, por el otro, la distribución y la logística son elementos cada vez más importantes para cualquier departamento comercial. La competencia es cada vez mayor y un fallo en la entrega de un producto puede suponer la pérdida de un cliente. Sin embargo, las grandes ciudades están colapsadas de tráfico y las autoridades locales no parecen encontrar una solución a este problema. La contaminación del aire, el ruido y las horas invertidas en los desplazamientos afectan seriamente a la calidad de vida de los ciudadanos.

Según la Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (Anesdor), si se sustituyese tan solo el 10% del parque de vehículos de 4 ruedas por motocicletas, los usuarios se ahorrarían hasta un 40% del tiempo invertido en traslados. Nada más y nada menos que 168 millones de horas.

Las ventajas del renting de motos tu departamento comercial

El renting más habitual es el de alquiler de cualquier tipo de vehículo a largo plazo. El usuario abona una cuota mensual que le da derecho a utilizar el coche o la motocicleta durante un plazo de tiempo e incluye el seguro, los gastos de reparaciones y mantenimiento, el cambio de ruedas y los impuestos.

No obstante, para los departamentos comerciales cuya actividad depende de la estacionalidad, una opción flexible sería la solución perfecta ya que se adaptaría a las necesidades de los departamentos comerciales. A continuación, te explicamos cómo mejora tu negocio con un alquiler de motos y el renting flexible:

  • Ahorro económico. El alquiler de vehículos supone un ahorro para cualquier negocio, por lo que apostar por un alquiler de motos para una movilidad rentable es más que un acierto. Además, la modalidad flexible da a los clientes la posibilidad de modificar el plazo establecido en el contrato sin recargos y penalizaciones.
  • Optimización de la gestión de la flota. Las empresas deben adaptarse con rapidez a los cambios del mercado. Gracias a la modalidad flexible del renting, los autónomos y las compañías pueden cambiar los modelos y aumentar o reducir su flota sin ningún tipo de penalización ni recargo adicional.

Pero más allá de las ventajas económicas, el alquiler de motocicletas en lugar de automóviles es la solución perfecta para las entregas rápidas e inmediatas, alivia los problemas de tráfico y aparcamiento en las ciudades y ayuda a reducir la contaminación. En última instancia, todo ello contribuye a mejorar la reputación de la empresa:

  • Menos contaminación. La polución que produce cualquier motocicleta es menor que la de los automóviles y si la moto es eléctrica, esto se hace mucho más patente. Además, las motos solo usan dos neumáticos, por lo que generan menos residuos.
  • Aparcamiento fácil. Al ocupar mucho menos espacio que los coches, es mucho más fácil aparcar. Sin embargo, debes tener en cuenta que desde el 2 de marzo de 2010 son las ciudades las que deciden si las motocicletas pueden aparcar en las aceras. Por ejemplo, en Madrid, Barcelona y Valencia los motociclistas sí pueden estacionar las motos en las aceras, pero en Sevilla o Bilbao está prohibido. Por ese motivo, es aconsejable que consultes la ordenanza municipal de tu ciudad. El Servicio de Estacionamiento Regulado (las famosas zonas azules) también cambia de una ciudad a otra.
  • Desplazamientos más rápidos y ágiles. Las motocicletas pueden circular en los carriles VAO y los carriles BUS (una vez más, en función de cada ciudad) lo que hace que los desplazamientos urbanos en moto sean mucho más ágiles y, en consecuencia, las entregas de productos sean mucho más rápidas.

Las empresas desempeñan un papel clave en el desarrollo de las ciudades y pueden ayudar a hacerlas más habitables. El alquiler de motos, y especialmente el de las eléctricas, es el reflejo de una nueva cultura empresarial, mucho más flexible y respetuosa con el medio ambiente. En definitiva, el renting de motos marca la tendencia de la movilidad urbana en el siglo XXI.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This