El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Los 3 aspectos que determinan al director de operaciones

director de operaciones

Cuando hablamos de las capacidades o competencias que debe tener un director de operaciones automáticamente nos vienen palabras como dotes de liderazgo, carisma, habilidades sociales y capacidad de optimizar los recursos para crear una buena estrategia de trabajo. Y aunque estas aptitudes profesionales son necesarias para poder estar al frente de un equipo, hay otras capacidades que debe trabajar e ir reciclando sin cesar para estar a la par de lo que el mercado reclama y sus trabajadores necesitan.

No olvidéis que aparte de tener gran versatilidad y capacidad de adaptación, un director de operaciones tiene que mostrar una actitud abierta, empática y crítica para observar todo lo que ocurre a su alrededor. De esta manera puede crear una ruta de actuación para lograr llevar a cabo grandes operaciones minimizando al máximo posible los costes que éstas conllevan. Al mismo tiempo, esto deriva en que una de sus funciones más importantes sea gestionar todos los movimientos del negocio con el fin de generar beneficios.

 

Descárgate la guía gratuita:  Cómo crear tu estrategia de comunicación

 

Asegurar el desarrollo propio y el de la empresa

Como ya hemos adelantado, un director de operaciones debe estar siempre a la última de lo que ocurre en el mercado, ya que es cuestión de semanas que aparezcan nuevas tendencias, más formas de operar o sistemas que puedan servir de ayuda para optimizar tiempo y los recursos. Esto hace que tras la imagen del directivo tenga que haber siempre una persona con actitud positiva que esté a la última de todo lo que ocurre más allá de la empresa con la intención de implementarlo en esta. Para ello es necesario que esté en constante aprendizaje y reciclaje, obteniendo así nuevos conocimientos o actualizando los que ya tenía con la misión de tener una estrategia que sea capaz de adaptarse a las necesidades del mercado.

Bajo este propósito puede valerse de diferentes cursos de formación continuada o de foros con compañeros del gremio. En ocasiones una conversación informal puede servir de gran ayuda y que permita conocer experiencias de otros profesionales para reflexionar sobre cuál es la mejor estrategia o método para solventar los muchos contratiempos que pueden surgir durante el día a día. Debido a ello, este trabajo de reflexión puede ayudar al director operacional a adquirir la capacidad de resolver problemas de forma rápida y eficiente.

 

Saber qué estrategia es la adecuada

A pesar de que en el mercado hay muchos negocios y algunos se dedican a ofrecer el mismo servicio, no siempre funciona la misma estrategia en todos. Basándonos en esto es importante tener en cuenta el target para saber exactamente a qué sector va dirigido el producto que ofrecemos para así establecer un patrón de actuación adecuado a las necesidades de nuestros clientes y empresa. Para ello también es necesario tener claro qué objetivos tenemos y a los que aspira la empresa a llegar para así poder definir los medios y acciones necesarios con la intención de lograr dichas metas de forma eficaz y segura.

Para ello el director de operaciones ha de conocer a la perfección el mercado, las medidas a tomar y en base a ello elaborar un plan de ruta y unos presupuestos detallados y bien definidos con el fin de evitar imprevistos o pérdidas notorias de beneficio.

 

Administrar y coordinar los recursos internos

Para que un negocio prospere el orden es una de las cosas más básicas que debe satisfacer. Tener claro cuál es la función de cada uno dentro de la empresa ayuda a que sea fácil optimizar tiempo y recursos a la vez que permite que los empleados se sientan felices y motivados. Uno de los trabajos más importantes de un director de operaciones es trabajar de forma coordinada con los jefes de los diferentes equipos a los que tiene al mando para marcar cuál es el rumbo a tomar para prosperar en el mercado laboral.

Cumplir esto implica que el director de operaciones debe tener controlado cada movimiento dentro del negocio para estar al día no solo de la función y el trabajo de cada empleado, sino también de la producción y de cómo está funcionando la empresa dentro del mercado. Tomando esto como referencia, el director no debe olvidar que otra de sus funciones es administrar y supervisar el correcto desarrollo de la actividad empresarial para asegurarse de que todo está saliendo como lo planeado en la estrategia previamente creada y marcada.

 

COMUNICACIÓN

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *