El papel de la directiva de una empresa es determinante para que esta funcione o esté destinada al fracaso si no se realiza un buen trabajo. Es necesario tener en cuenta cinco factores, los mismos que marcan la diferencia hasta el punto de aumentar los beneficios que generan. Y todo por el simple hecho de invertir tiempo y esfuerzo en el desarrollo de estrategias.

Descárgate la guía gratuita:  Cómo crear tu estrategia de comunicación

 

Las operaciones son realistas

Una de las claves para ser un buen líder es tener desarrollada las habilidades sociales con el único fin de conseguir una relación fluida con el resto de empleados. Aspectos como tener escucha activa, sentir empatía con los empleados o tener una buena relación con ellos son aspectos que han demostrado que afectan positivamente a la empresa. Un claro ejemplo es la organización. Si los líderes del equipo de gestión avisan a los empleados de la falta de stock o la sobreproducción, estos pueden trabajar más rápidamente con el fin de solventar el problema.

Trabajar codo con codo, reflexionando y escuchando a los compañeros permite que sea posible argumentar una decisión y por tanto guiar con más facilidad hacia las metas marcadas. Esto hace que los objetivos sean más realistas debido a que, junto con la colaboración de los empleados, será más fácil encontrar la viabilidad para llevar a cabo el proyecto o ver si existen otras alternativas más realistas.

 

Un gerente busca la eficiencia

Conocer todos los recursos con los que se cuentan y las herramientas necesarias para llevar a cabo la actividad empresarial es uno de los puntos que todo buen gerente debe tener en presente para poder desempeñar su papel dentro del negocio. Aspectos como optimizar los procesos y el tiempo para crear un producto pueden abaratar su precio de forma considerable hasta convertirlo en un producto con un coste competitivo dentro del mercado.

En la década de los 50 Toyota implementó un nuevo modelo de trabajo conocido como “Just-in-time”, que se basaba en reducir el tiempo y costes de producción fijando toda su atención en la calidad del producto, a la rapidez en crearlo y a los gastos. Este método fue tan eficiente que a día de hoy la gran mayoría de empresas siguen adoptándolo. Esto hace que el papel del gerente sea importante, ya que debe asegurarse de que haya una relación fluida entre departamentos para minimizar el tiempo en que la producción está quieta para así abaratar los costes de producción.

 

Calidad, el pilar de una empresa

Cada vez es más importante para los consumidores la calidad del producto o servicio que se ofrece hasta el punto de que el 5% de clientes en potencia sienten rechazo cuando el producto no tiene la calidad que a priori parece tener a simple vista. En los últimos años se ha empezado a convertir en un elemento de importancia para marcar la diferencia entre los competidores.

La búsqueda de la perfección en el producto implica una constante investigación y mejora, permitiendo encontrar materiales o alternativas para crear mejores productos con costos más reducidos. Con ello se consigue que el precio en el mercado sea competitivo.

 

Operaciones efectivas en la gestión de suministros

La gestión de los suministros y los pasos que necesita la materia prima para transformarse en el producto final es uno de los aspectos más importantes. Tener un descontrol en este campo solo puede evocar al fracaso. Eso hace que sea necesario conocer todos los pasos dentro de la cadena de producción para así tener un control al día de todo el stock con el que se cuenta dentro del almacén para evitar tener sobreproducción y por tanto gastar dinero en mantener los excesos. Se denota, por lo tanto, que es mejor que falten a que sobren productos.

 

Los líderes no gestionan, guían

Cuando hablamos de puestos de liderazgo muchas veces surgen los malos entendidos. ¿Cómo es un buen líder? Sencillamente alguien que es capaz de trabajar codo con codo con sus empleados. Alguien que es capaz de guiar e indicar cuál es el camino que hay que tomar, acompañando en cada momento a todos los implicados en el proyecto hasta el punto de ser un apoyo en caso de que surjan dudas o los miedos dentro del equipo. Un líder que se preocupa por sus trabajadores es un líder que marca la diferencia, logrando así trabajar junto a personas más motivadas y felices por el papel que desempeñan dentro de la empresa.

 

COMUNICACIÓN

Pin It on Pinterest

Share This