El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Pautas para diseñar el organigrama de una empresa comercial

organigrama de una empresa comercial

Si le pregunta cuál es la clave del éxito a cualquier empresario consolidado en su sector, todos sin excepción, contestarían: la perseverancia y el trabajo duro. La verdad es que esas dos características son muy importantes para que el negocio vaya viento en popa, pero hay algo aún más importante que el trabajo personal de cada uno: la organización. Si no tenemos orden y se clasifica todo correctamente difícilmente se logrará tener un negocio de éxito.

Para eso existen los organigramas, esquemas donde de forma ordenada podemos saber cuántos departamentos hay en la empresa, los diferentes perfiles y cuáles son las funciones de cada uno. Esto hace que resulte más fácil para los empleados conocer cuál es su labor y saber así sus límites para evitar confusiones si el trabajador en cuestión está asumiendo una serie de tareas que no son de su competencia, lo que podría derivar en problemas en la empresa.

 

Descárgate la guía gratuita:  Cómo crear tu estrategia de comunicación

 

Primer paso: tener claro el papel de cada uno

Para crear el organigrama de una empresa comercial lo primero que hay que hacer es saber la función y categoría profesional de cada miembro de la plantilla. Solo así se sabrá a ciencia cierta cuántas categorías hay en el empresa y por tanto resultará más fácil saber los distintos niveles que hay y quiénes dependen de un jefe de equipo y quien de otro.

Este paso también ayuda para poder definir mejor las funciones de cada trabajador y que éste las tenga claras, evitando así que nazcan dudas o confusiones por culpa de no conocer a ciencia cierta qué función tiene dentro del equipo de trabajo.

organigrama de una empresa comercial

Saber qué organigrama encaja con la empresa

Hay diferentes tipos de organigrama, un ejemplo es el organigrama general donde se muestran de forma ordenada todos los cargos y jerarquías dentro del negocio. Si este es muy grande existen variantes como los organigramas específicos donde se representan las categorías de una sección en concreto como por ejemplo la administración o la sección de recursos humanos. Así es más sencillo conocer la función de cada uno dentro de su sección con la total seguridad de que los empleados sabrán leer correctamente el contenido del organigrama.

¿Y por qué es importante saber qué tipo de organigrama hacer? Muy sencillo, según el tamaño que tenga la empresa un organigrama se ajusta más a sus necesidades que otro. Un ejemplo claro son las multinacionales, hacer un organigrama general con todos sus directivos y departamentos puede causar confusión debido a la gran condensación de información. Por eso es necesario en ese caso hacer organigramas específicos.

 

Determinar su estructura

Una vez tenemos claro el perfil de cada empleado y qué tipo de organigrama encaja mejor con el negocio es el momento de saber cómo estructurar la información. El organigrama estándar siempre representa la estructura de la empresa poniendo la función de cada grupo de forma jerárquica. Pero existen otros tipos de organigramas, como por ejemplo los geográficos donde se separa toda la plantilla en diferentes sectores, realizando de cada sector un organigrama. Otra estructura menos utilizada pero muy útil es la del proceso donde se reflejan en el organigrama de forma estructurada todos los implicados en el proceso de creación de uno de los numerosos servicios que puede ofrecer la empresa.

 

Claridad en la representación

Aunque un organigrama parezca simple, puede ser complicado entenderlo, sobre todo si no se expresa de forma simple y clara. El mensaje puede perderse entre tecnicismos o subcategorías, haciendo que pueda ser una representación difícil de descifrar para algunos trabajadores o clientes que están interesados en el funcionamiento de la empresa.

Tareas como simplificar el nombre de cada categoría puede ayudar a que sea más fácil identificar qué miembros del equipo se engloban bajo esa categoría. También un diseño atractivo a la vista puede ayudar a que sea más fácil ubicarse dentro del organigrama y reconocer la jerarquía que hay dentro de la empresa. Para ello se pueden utilizar, por ejemplo, toques de color. Una vez acabado el organigrama hay que divulgarlo en la empresa, asegurándose de que toda la plantilla lo comprende y que lo hacen con claridad. De ser lo contrario hay que volver a repasar la organización del organigrama y tratar de buscar una presentación más clara y concisa.

 

COMUNICACIÓN

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *