El outsourcing o subcontratación es una práctica empresarial que entró hace varios años en el mercado para quedarse. La esencia del outsourcing es bastante sencilla: una empresa subcontrata a otra una serie determinada de productos y servicios, es decir, una segunda empresa se ocupa de hacer parte del trabajo de otra. Basta echar un vistazo al mercado para ver múltiples ejemplos de outsourcing: empresas de informática que encargan el desarrollo de parte de sus productos a profesionales de otros países, compañías telefónicas que subcontrata empresas de instalación de equipos y cableado, agencias de viajes que alquilan motos eléctricas para ofrecer a sus clientes tours guiados en sus destinos turísticos, etc.

Las ventajas de contratar un outsourcing para las empresas, los profesionales y el cliente final son muchas, pero antes de tomar la decisión de implantarla en nuestra organización, debemos ver también sus posibles desventajas, esos “contras” que todo buen empresario debe tener en cuenta y sopesar antes de tomar una decisión sensata. Así que hoy en nuestro blog te facilitamos el trabajo con un análisis claro y conciso de las ventajas y desventajas del outsourcing.


Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Principales ventajas del outsourcing.

 

  • Una de las principales ventajas del outsourcing es que permite a la empresa centrar sus recursos tecnológicos y humanos en los productos o servicios clave que comercializa.
  • Subcontratar productos o servicios libra a la empresa contratante de multitud de tareas organizativas y de gestión, costes de formación continua, costes directos en mano de obra… El outsourcing, así, libera a la empresa contratante de múltiples responsabilidades y de un gasto importante de tiempo de su jornada diaria.
  • Desde el punto de vista de la contabilidad, subcontratar distintos productos y servicios permite a la empresa convertir una serie importante de costes fijos en costes variables.
  • El proceso de outsourcing permite a las empresas crecer más rápidamente en su sector económico concreto. Además, al liberarles de muchas tareas de gestión, les deja tiempo para reaccionar más rápidamente ante las demandas de un mercado globalizado continuamente cambiante.

Principales desventajas del outsourcing.

 

  • En el proceso del outsourcing el servicio es trasparente para el cliente final, para bien… y para mal. Es decir: si la empresa a la que subcontratas servicios o productos no satisface las expectativas de tu cliente, este te echará a ti la culpa con todas las consecuencias (pérdida de clientes, críticas en las redes sociales, etc.).
  • El outsourcing offshore (subcontratación entre diferentes países) puede ocasionar la destrucción de empleo en el mercado de la empresa contratante. Pensemos, sin ir más lejos, en la subcontratación de mano de obra en países de rentas más bajas que llevan a la práctica muchas grandes firmas nacionales e internacionales del sector textil.
  • Los detractores del outsourcing y del outsourcing offshores alertan de que estas prácticas empresariales pueden suponer un detrimento de la calidad final del producto o servicio que finalmente llega al consumidor.
  • En el outsourcing offshore es importante tener en cuenta el tema de la comunicación: lenguas diferentes, culturas locales y prácticas de trabajo distintas… No entender correctamente los términos del contrato puede repercutir negativamente en el trabajo, afectar a los plazos de entrega del producto, a las condiciones económicas pactadas y, muy importante, a la calidad del producto o servicio que ofrecemos a nuestros clientes.

¿Añadirías alguna ventaja o desventaja más del outsourcing? Deja tu comentario en nuestro blog.



Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Pin It on Pinterest

Share This