liderazgo situacional

Si te gusta leer noticias y artículos sobre gestión empresarial, productividad y optimización de recursos seguro que has visto alguna vez el término liderazgo situacional. ¿Sabes en qué consiste? Hoy te lo contamos en detalle aquí, en el blog del ahorro económico y la productividad para empresas.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

 

El importante liderazgo situacional

Como sabes, hay diferentes estilos de liderazgo: autocrático, burocrático, participativo, transformacional, etc. El estilo de liderazgo situacional es una mezcla de todos ellos. Es decir: el líder, el jefe, adopta uno de los estilos de mando en función del miembro de su equipo humano al que se dirige, de la situación (situacional) en la que se encuentra en cada momento.

Desde este punto de vista el liderazgo situacional es:

  • Inteligente ya que el líder debe tener no sólo conocimientos teóricos sólidos sobre su organización, sino una gran empatía y una enorme inteligencia emocional que le permite modificar su discurso en función del receptor y, muy importante, de los objetivos que tenga en ese momento: resolver un problema de bajo rendimiento, retener a un talento que quiere abandonar la empresa, resolver problemas personales que están afectando al rendimiento del trabajador o de un equipo humano o departamento, etc.
  • Flexible. El líder se comporta como un camaleón adoptando el rol que le parece más interesante para motivar a cada miembro de su equipo humano, para incentivarlos de la forma que mejor responda cada uno con el objetivo que se cumplan los objetivos económicos, organizacionales o de producción de la empresa.
  • Variable. El liderazgo situacional puede variar de una hora a otra, de un equipo humano a otro, de un proyecto al siguiente… El líder situacional analiza cada momento y decide qué estilo de mando debe implementar o, incluso, combinar las técnicas de dos o más estilos al mismo tiempo: ser conciliador, pero marcar directrices muy claras; preguntar a su equipo humano, pero tomar la última decisión, etc.
  • Adaptable. En el liderazgo situacional es el directivo o el gestor el que se adapta a su equipo humano y al problema que tiene que resolver en un momento dado. Este tipo de líder sabe adaptar sus estrategias de comunicación, acción y decisión a la personalidad individual de cada empleado y, lo más difícil, a la personalidad conjunta que crean los diferentes miembros de un equipo cuando trabajan juntos.

 

Los cuatro niveles del liderazgo situacional

En los últimos tiempos el liderazgo situacional se ha convertido en un valor, en un plus de las empresas más modernas, motivadas y productivas, algo que hace que muchos líderes quieran adoptar este estilo de mando en sus organizaciones. Pero no es tan fácil: para tener éxito es necesario ir poco a poco, analizar y evaluar el grado de madurez del equipo humano y dar más peso a un estilo de mando o a otro.

En este sentido, los teóricos de gestión empresarial Harsey y Blanchard propusieron un modelo de liderazgo situacional que puede ayudarte a implantar este estilo de mando en tu empresa. Según estos autores, para tener éxito el liderazgo situacional debe pasar por cuatro etapas o niveles:

Etapa 1: liderazgo situacional basado en la dirección.

El equipo humano aún no está preparado para asumir responsabilidades por lo que el líder debe tomar la mayor parte de las decisiones.

Etapa 2: liderazgo situacional basado en la supervisión.

El equipo humano ya está preparado para asumir ciertas responsabilidades y tomar decisiones, pero el líder situacional no debe dejar de supervisar bien de cerca lo que hacen sus empleados.

Etapa 3: liderazgo situacional basado en el asesoramiento.

El equipo humano ha madurado y ya puede tomar sus propias decisiones; en este momento el líder situacional adopta un papel de consejero y se limita a asesorar a su equipo sin imponer conductas o decisiones.

Etapa 4: liderazgo situacional basado en la delegación.

El equipo humano es independiente de su líder y ya no necesita de su dirección para cumplir con los objetivos empresariales marcados. En esta cuarta etapa del liderazgo situacional el líder se limita al papel de observador externo simplemente para comprobar que no surgen problemas que afecten a la motivación, la productividad y el rendimiento de su valioso equipo humano.

 


Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *