Es normal que cualquier persona con la edad suficiente para trabajar busque un empleo con contrato fijo, más si es el empleo de sus sueños, pensando que así ya tiene media vida solucionada por esa “protección” que rodea a ese tipo de contratos. Pero con los años hemos podido ver cómo los más veteranos de muchas empresas han sido despedidos alegando diferentes razones aunque, por lo general, la razón más usada desde el inicio de la crisis ha sido el despido objetivo por causas económicas. A pesar de que este tipo de despido es muy similar a cualquier tipo de despido objetivo, tiene pequeños matices que pueden afectar bastante al trabajador tanto en el plano emocional como en el físico porque tras el despido deberá lidiar con una serie de documentaciones para poder reclamar lo que es suyo: la indemnización.

 

Descárgate la guía gratuita: CONTRATACIÓN INTELIGENTE

 

Tipos de despidos objetivos

A pesar de que muchos asocian un contrato fijo como algo estable, siempre existe el riesgo de que la empresa decida prescindir de los servicios del trabajador y para ello utilizan el despido objetivo. Existen muchas razones para que la empresa decida terminar el contrato laboral con su empleado. El más común es la incompatibilidad del perfil del trabajador con la labor que tiene que ejercer, esto ocurre cuando tras varias valoraciones se llega a la conclusión de que el empleado no tiene las capacidades suficientes como para ejercer su trabajo. La segunda razón más frecuente para tener un despido objetivo es haber faltado un total del 25% de la jornada laboral en los últimos 4 meses aunque sean faltas justificadas.

 

¿Qué razones hay para sufrir un despido objetivo por causas económicas?

A diferencia de los dos casos anteriormente citados, si los jefes deciden terminar con el contrato vinculante con un empleado alegando esta razón, el trabajador no tiene la culpa de nada. Eso quiere decir que no incumplió el horario de su trabajo, ha cumplido a la perfección con su labor y no existe una razón aparente para rescindir el contrato. ¿Entonces por qué le despiden? Muy sencillo, por falta de liquidez en la empresa.

Durante estos últimos años, y gracias a la reforma laboral, hemos podido ver cómo han ido creciendo las empresas que, tras ver que no generan los suficientes beneficios como para mantener su plantilla, se ven obligadas a prescindir de trabajadores. En principio las empresas intentan que los primeros trabajadores que se vayan sean los que tienen contratos temporales o los que llevan un corto periodo de tiempo en su lugar de trabajo. Pero, por desgracia, ha sido más común de lo esperado ver cómo profesionales que llevaban años cumpliendo las tareas propias de su puesto de trabajo se han visto en la calle con una carta donde expresaba “razón del despido: causas económicas”, empezando ahí una pequeña pesadilla por reclamar sus derechos.

despido objetivo por causas economicas

¿Y el finiquito?

Tras recibir el aviso de despido, el primer papel que debe llegar a las manos del trabajador es el cálculo del finiquito que le quedará por los años de trabajo prestados a la empresa. Si el empleado sufre un despido objetivo por causas económicas este papel con el cálculo de su indemnización puede no aparecer por ningún lado. Eso es porque la empresa se ampara en que su situación económica precaria y por tanto está en su derecho de no tener que dar ninguna indemnización. Es allí donde empiezan los problemas, porque como es evidente al igual que la empresa se ampara en su derecho de no dar ese dinero, el trabajador tiene el derecho de quejarse para recibir algo que le pertenece de forma lícita.

 

Demostrando la falta de liquidez

Una cosa es decir que el negocio va mal y por tanto se despide al empleado por falta de capital y otra muy contraria es demostrar esa dificultad económica. Todos los trabajadores tienen derecho a impugnar el despido frente a un juez, quien tendrá que observar la situación y estudiar a la empresa para ver si es cierto que le falta liquidez para pagar esa indemnización. Si la economía de la empresa está tan dañada que se declara insolvente ante la ley, el trabajador puede solicitar a FOGASA, junto con su carta de despido, el pago de su indemnización aunque ellos no la pagarán en su totalidad e ingresarán al afectado una paga proporcional a su convenio.

 

CONTRATACIÓN

Pin It on Pinterest

Share This