El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Renting o compra, ¿qué me interesa más?

renting o compra

A toda empresa o negocio que inicia un servicio de reparto a domicilio le llega el momento inevitable de tomar la decisión de si está interesado en el renting o compra. Hay que analizar un buen número de factores que nos llevarán a poder determinar cuál de las dos opciones encaja más en nuestro caso, dado que no siempre lo más lógico tiene porqué ser lo más beneficioso para un negocio. Tomar una decisión será un proceso en el cual habremos valorado diversos factores sobre cómo trabajamos ahora y acerca de cómo creemos que trabajaremos en el futuro. Porque mirar hacia adelante también es algo importante cuando estamos al frente de la introducción en nuestro negocio de un servicio añadido como el reparto a domicilio.

 

Descárgate la guía gratuita:

 

El renting para nuestro negocio

Como tendencia de éxito establecida en los últimos años el renting tiene mucho que ofrecer a las empresas. Todo tipo de negocios han llegado a establecer con éxito servicios de reparto a domicilio debido a la incorporación en sus empresas de vehículos procedentes de renting. Una de las principales ventajas se encuentra en que se simplifican todos los procesos de establecimiento de esta unidad de negocio. El gasto se reduce de forma significativa en el momento en el que creamos la división de logística dedicada al reparto. Al fin y al cabo, para un pequeño negocio el dar este servicio a sus clientes puede implicar tener al menos tres motos y tres empleados con capacidad para realizar los repartos.

Si bien los sueldos de estos empleados no se pueden restar, sí que es posible eliminar de la ecuación la necesidad de comprar tres motos al contado, con el pago añadido de los permisos de circulación correspondientes. Lo que puede ser una inversión mínima con renting se convierte con compra en un gasto que muchos negocios no podrán afrontar o que no querrán realizar debido a que no tendrán garantías de que les proporcionará un buen índice de retorno.

El ahorro económico sigue siendo una ventaja de la que el negocio se beneficia a medida que pasa el tiempo. El principal motivo de ello es que hay otros procesos en los que tampoco se realiza ningún gasto. Por ejemplo, la compañía de renting que proporcione el servicio será quien cubra todos los gastos de rendimiento que puedan aparecer a medida que usemos la moto. Eso incluye las reparaciones de averías, las revisiones obligatorias que haya que hacer a la moto o los cambios de ruedas que resulten necesarios para seguir exprimiendo el potencial del vehículo. De tener en propiedad la moto esto podría representar un volumen de gasto tan elevado que reduciría mucho el margen de beneficio obtenido por ofrecer este servicio a domicilio.

 

Cosas en las que a veces no pensamos

Hay muchas personas que todavía no se hacen a la idea de los beneficios del renting porque su forma de pensar se encuentra atascada en el pasado. Es lo mismo que ocurre con aquellos individuos que no se fían de pagar con una tarjeta bancaria y prefieren llevar su cartera llena de muchísimo dinero cuando se van de compras. Son pensamientos caducos propios de una generación anterior y de un desfase temporal que no sabe aprovecharse de la forma en la cual avanza el mercado profesional.

Estas personas que no ven lo bueno del renting y que acaban comprando sus motos de reparto al contado para tenerlas en propiedad no piensan en lo que ocurrirá dentro de dos, tres o incluso cuatro años. Una vez pasado ese tiempo en su propiedad seguirán teniendo exactamente las mismas motos. Estos vehículos ya no rendirán como el primer día, ya habrán tenido numerosas averías y no ofrecerán un aspecto tan nuevo y moderno a los clientes que las vean moverse por las calles. Pero a diferencia de esto, los proveedores de vehículos en renting se aseguran de que sus clientes actualizan las motos de forma frecuente para que siempre lleven modelos actuales que puedan proporcionar el mejor rendimiento. No solo es un beneficio en efectividad, sino también en imagen, porque tal y como mencionábamos da muy mal aspecto que a los repartidores de determinada empresa les vean con motos viejas que estén casi a punto de la jubilación. El renting resuelve eso de la mejor forma posible.

Es cierto que con el renting no tenemos propiedad de un vehículo y que estamos limitados a los contratos que hayamos firmado, pero las ventajas son numerosas. Otra de sus desventajas es que no podremos personalizar la moto en término de componentes, aunque esto lo podremos solucionar pidiendo un vehículo más adecuado al proveedor. En cualquier caso, hay más beneficios que desventajas.

 

renting y leasing

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *