El blog del ahorro económico y productividad para empresas

  Volver a la página de inicio

Tipos de contrato de trabajo de duración determinada

contrato de trabajo de duración determinada

De todas los tipos de contrato laboral que puede elegir una empresa lo más habitual es que opte por modalidades de contratación temporal. El contrato de trabajo de duración determinada pertenece a esta categoría. La situación de incertidumbre y las distintas opciones existentes de contratación temporal son las causas que más apoyan la decisión en este sentido, aún a pesar de las bonificaciones que tiene la contratación indefinida.

El contrato de trabajo de duración determinada se puede establecer en tres situaciones que la normativa prevé para establecer esta modalidad contractual.

 

Descárgate la guía gratuita: CONTRATACIÓN INTELIGENTE

 

Supuestos para un contrato de trabajo de duración determinada

Según recoge el apartado 1 del artículo 15 de la Ley del Estatuto de los Trabajadores (texto refundido aprobado por Real Decreto legislativo 1/1995, de 24 de marzo), se podrá celebrar un contrato de trabajo de duración determinada en los siguientes casos:

  • Para realizar una obra o servicio determinados.
  • Para atender circunstancias del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos.
  • Para sustituir a trabajadores con derecho a la reserva del puesto de trabajo.

Contrato por obra o servicio

La obra o servicio que motiva el contrato de trabajo de duración determinada debe tener  autonomía propia, dentro de la actividad normal de la empresa. Es decir, ha de ser una obra que se puede diferenciar del resto de actividades. Además, su ejecución y duración, aunque limitada, debe ser incierta y difícil de determinar.

En los convenios colectivos de cada sector se identifican los trabajos o tareas que se pueden cubrir de esta forma. Las condiciones de este contrato son las siguientes:

  • El contrato debe especificar e identificar, con claridad suficiente, la obra o el servicio que constituya su causa.
  • La duración del contrato, si se establece, será orientativa en función del tiempo estimado para la realización de la obra o servicio.

Contrato eventual por circunstancias de producción

Este contrato sirve para atender exigencias circunstanciales: por acumulación de tareas o exceso de pedidos. Esta situación, se puede dar dentro de la actividad general de la empresa, no es necesaria su diferenciación.

Es el convenio colectivo correspondiente el que fija los criterios generales para firmar este contrato. Lo más habitual es establecer una proporción adecuada entre los contratos de este tipo y la plantilla total de la empresa, para evitar así un abuso de contratación temporal.

Las características principales son:

  • El contrato deberá identificar con precisión las causas que lo justifiquen.
  • Hay que determinar la duración máxima del contrato y el período dentro del cual se puede celebrar, según determinen los convenios colectivos.

Contrato de interinidad

El contrato de interinidad se establece para sustituir a un trabajador de la empresa que cesa en sus funciones pero mantiene el derecho de reserva de su puesto de trabajo. Esto se puede dar porque así lo estipule una norma, el convenio colectivo o un acuerdo individual. Puede darse, también, para cubrir temporalmente un puesto de trabajo durante un proceso más largo de selección o de promoción, hasta su cobertura definitiva.

Condiciones principales:

  • El contrato debe identificar al trabajador sustituido y la causa de la sustitución, indicando si el puesto de trabajo a desempeñar será el del trabajador sustituido o el de otro trabajador de la empresa que pase a desempeñar el puesto del primero.
  • La duración de este tipo de contrato de trabajo de duración determinada será la del tiempo que dure la ausencia del trabajador sustituido o del proceso de selección o promoción (en este caso, no puede ser superior a tres meses, ni repetirse un contrato por este motivo)

 

En los tres casos se puede optar por elegir entre jornada completa o parcial. Los contratos por obra o de interinidad deben realizarse por escrito. En los supuestos de circunstancias de producción este requisito sólo será necesario si la duración supera las cuatro semanas o se concretan a jornada parcial.

El convenio colectivo sectorial puede fijar una indemnización a la finalización del contrato (en el caso de obra o servicio, son como mínimo doce días). Además, son contratos que se transforman directamente en indefinidos si el trabajador continúa prestando sus servicios en la empresa después de haber finalizado la causa temporal que motivó la contratación.

 

CONTRATACIÓN

Leave a Reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *