Algunos le llaman cambio de paradigma, otros prefieren considerarlo un “saber adaptarse -en cada momento- a la situación” y la verdad es que, desde la irrupción de conceptos como el de renting de motos, la propiedad, es decir, la adquisición para una posterior venta de motos, ha pasado a ocupar un segundo plano.

Tanto las nuevas generaciones como -cada vez más- las anteriores, se han dado cuenta que en países como España estábamos demasiado aferrados al concepto de “propiedad”. Un concepto muy anticuado en países nórdicos pero que, a según quién, le aporta seguridad, caché, distinción, etc. Sin embargo, a ciertas personas este mismo término les aporta todo lo contrario y es que para ellos es sinónimo de carga, compromiso, incertidumbre, hipoteca… es por eso por lo que, desde el inicio de la crisis económica, hay tendencias que están al alza como la de alquilar en vez de comprar (ver: renting o compra, ¿qué me interesa más?).

Si en el sector de la vivienda se ha reemplazado la compra por las opciones de compra de pisos o el alquiler, algo muy parecido -por no decir igual- ha ocurrido en el sector de la movilidad a dos ruedas.

Mientras antes uno no era nadie si no tenía en su parking su flamante moto que había pagado a costa de hipotecarse de por vida, ahora esa misma persona apuesta por tener la misma moto pero, ahora, ahorrando.

¿Y cómo se ahorra cuando apuestas por el alquiler de motos?

Muy sencillo. Cada paso que te alejas de la venta de motos es un paso más hacia el ahorro. Con el servicio de alquiler de motos con Cooltra, lo que haces es invertir una cantidad de dinero mensual para tener tu vehículo, nada más. Sin sorpresas, sin imprevistos, sin mantenimientos y sin cuotas inesperadas del seguro. Pagas una mensualidad en concepto de “renting de motos” y te olvidas del resto.

Además, seguro que eres más que consciente que en cuanto compras una moto, ésta pierde valor en cuando la metes en tu parking, algo que no ocurre cuando te declinas por el alquiler ya que tan sólo pagas por los meses que vas a usarla.

renting vehiculos

Disponer vs Tener

Teniendo en cuenta este cambio de paradigma, podemos afirmar que como sociedad estamos cruzando una frontera. La del tener. La que nos lleva al disponer. La que nos permite tener a nuestro alcance lo que necesitamos, cuando lo necesitemos, pero sin tener que pagar más de lo debido por ello.

Así pues, estamos convencidos que estamos en un viaje que va del tener al disponer. De apostar por la venta de motos a firmar un renting. De estar abiertos a pagar por todo (seguros, imprevistos, etc.) a tan sólo querer pagar una cuota y no querer sorpresas en nuestra cuenta corriente.

¿Qué puntos positivos tiene alquilar moto?

Sin ataduras, sin compromisos. Con total libertad, comodidad y seguridad.

Ya sea un alquiler de scooters para particulares o bien un renting de motos para empresas -es decir, despreocuparte de la gestión de tu flota de vehículos- si algo tiene de positivo alquilar en lugar de comprar, es la tranquilidad.

Sabes durante cuánto tiempo vas a pagar esa mensualidad y nada más, por lo que, si por ejemplo tan sólo necesitas una scooter durante unos meses -por un cambio de ciudad temporalmente- o durante unos años -porque simplemente no te quieres hipotecar- un alquiler de motos es tu solución.

Alquilar es decidir qué quieres, cuándo, cómo y de qué manera. Alquilar es libertad sin renunciar a tener esa flamante moto en el parking de tu casa.

renting vehiculos

 

Pin It on Pinterest

Share This