La gestión cultural es una profesión relativamente joven y bastante desconocida fuera del ámbito de las entidades públicas, los Organismos oficiales o las grandes empresas de capital privado. Pero una pyme también puede implementar la gestión cultural dentro de su propia empresa, es más: debería hacerlo ya que refuerza la imagen corporativa de la empresa dentro de su comunidad y puede contribuir eficazmente a mejorar sus ventas y resultados. Hoy en el blog del ahorro económico y la productividad de las empresas de Cooltra vamos a ver de forma práctica 5 claves para una gestión cultural eficiente en una pequeña o mediana empresa.

 

Descárgate la guía gratuita: DEPARTAMENTO DE COMUNICACIÓN

 

Definiendo la gestión cultural.

Antes de pasar a las claves para optimizar la gestión cultural de nuestra empresa es necesario que entendamos bien en qué consiste la gestión cultural. En Internet hay muchas definiciones de este término, pero la mayor parte de ellas se van por las ramas y dejan al lector con las mismas dudas que tenía. A ver si nosotros somos capaces de darte una definición concreta del término gestión cultural: un conjunto de prácticas establecidas que la empresa utiliza para mejorar su cuenta de resultados y su imagen corporativa utilizando como recursos tanto las expresiones artísticas –dibujo, arquitectura, cine, arquitectura…- como las actividades lúdicas que se realizan en torno al mundo del arte – concursos de pintura o escritura, conciertos al aire libre, exposiciones itinerantes, etc.- .

Aunque no nos lo parezca, las grandes empresas invierten muchísimo dinero en el apartado de la gestión cultural, un presupuesto que revierte a sus arcas en forma de mayor confianza de sus clientes, preferencia por comprar sus productos en lugar de los de la competencia, menor inversión en acciones publicitarias tradicionales y digitales, etc.

Como te imaginarás, el mundo de la gestión cultural es tan amplio y multidisciplinar como complicado; por eso es fundamental conocer al menos las siguientes 5 claves básicas:

 

Clave 1: profesionalizar la gestión cultural.

Las grandes empresas cuentan con profesionales con amplios conocimientos teóricos y prácticos sobre gestión cultural, unos talentos que, no nos engañemos, deben ser recompensados con un salario anual acorde con su importancia. Lo que sí pueden hacer las pequeñas empresas es subcontratar su gestión cultural a otra empresa y, simplemente, supervisar los resultados.

 

Clave 2: dotar de recursos al departamento de gestión cultural.

Si te decides por abordar la gestión cultural desde tu propia empresa, debes tratarla como una “pata” más de la gestión, un trabajo que necesitará una serie de recursos económicos, de equipamiento y de personal.

 

Clave 3: la importancia de la innovación.

Una de las claves de las expresiones artísticas es que se basan en las emociones puras y duras. La gestión cultural de una empresa debe sumarse en cierta forma a esta “locura” del arte, a la innovación que suponen las nuevas formas artísticas, los jóvenes creadores, el surgimiento de nuevas tendencias en la moda, etc.

 

Clave 4: los estándares de la gestión cultural.

La innovación que mencionábamos en el punto anterior no equivale a intentar trabajar nuestra gestión cultural de una forma desordenada, alocada, poco metódica, sin planificación o sin aplicar los estándares y metodologías que se han desarrollado para ayudar al gestor cultural en su importante labor: Manual de Procedimientos, Plan de Comunicación Anual, Plan de Control y Evaluación de resultados, etc.

 

Clave 5: velar por la calidad de la gestión.

Uno de los errores más graves en los que caen las empresas que comienzan a trabajar su gestión cultural es intentar abarcarlo todo, hacer que su empresa participe en todas y cada una de las actividades culturales que se organicen en su entorno. La quinta clave de una buena gestión cultural es elegir muy bien las actividades culturales en las que se implique la empresa y buscar que la calidad de la gestión no sea buena, sino óptima.

 

¿Conocías estas 5 claves de la gestión cultural eficiente?

 

COMUNICACIÓN

Pin It on Pinterest

Share This