¿Te suena el término SmartEnCity? Se trata de una iniciativa que están poniendo en práctica diferentes ciudades españolas en el marco del programa europeo “Ciudades y Comunidades Inteligentes” para reformar los centros urbanos implantando medidas ecológicas, de ahorro energético, de uso de las tecnologías de la información y la comunicación, de participación real de los ciudadanos en la toma de decisiones de su comunidad, etc.

España es uno de los países donde más ciudadanos están conectados a la red de redes, Internet, y también uno de los primeros en poner en práctica las medidas propuestas para construir verdaderas ciudades inteligentes y sostenibles. Una de las ciudades que forman parte de este interesante programa ecológico y social es Vitoria-Gastéiz, uno de los núcleos urbanos más bellos, sostenibles y eficientes no sólo de España, sino del resto del mundo.

El proyecto SmartEnCity tiene un proyecto de casi 76 millones de euros que asumirá la ciudad y varias empresas privadas. Más de un tercio del presupuesto necesario para poner en práctica todas las medidas proyectadas será asumido por la Unión Europea (casi 28 millones de euros).

 

Algunos de los objetivos concreto del proyecto SmartEnCity deVitoria-Gasteiz son los siguientes:

  • Sistema de calefacción comunitario alimentado con biomasas o, lo que es lo mismo, simples astillas de madera. Esta iniciativa se pondrá en marcha en el conocido Barrio de la Coronación y abastecerá a los edificios que hayan implantado las reformas necesarias para disfrutar de esta interesante y rentable iniciativa ecológica.
  • Movilidad urbana sostenible mediante la sustitución de los autobuses urbanos por vehículos eléctricos, aumento de los puntos de recarga para coches y motos eléctricas, etc.
  • Implantación de una plataforma tecnológica para monitorizar y gestionar el consumo energético del conjunto de la ciudad.
  • Fomento de la participación ciudadana tanto en el diseño del proyecto, como en las diferentes medidas y acciones que se implantarán a lo largo y ancho de la ciudad.

El proyecto español es uno más de los muchos que forman parte del programa europeo ” Horizonte 2020″, una interesante iniciativa que busca promover las tecnologías de la información y la comunicación para crear ciudades libres de contaminación, plenamente conectadas y que mejoren la calidad de vida de los millones de europeos que residimos en ellas; ciudades inteligentes que, en definitiva, mejoren la calidad de vida de las personas que viven y trabajan en ellas.

Como no podía ser de otra forma, en los diferentes programas relacionados con las ciudades inteligentes tiene una especial importancia la tecnología, las redes y los dispositivos que nos permiten interactuar con los servicios que ofrece la ciudad, pero no es lo único. Según los promotores de estos proyectos, los verdaderos protagonistas de las acciones Smart City son los ciudadanos, los hombres, las mujeres y los niños que verán cómo mejora su calidad de vida gracias a la infraestructura tecnológica de su ciudad y a la aplicación de medidas que apuesten por el transporte sostenible para minimizar la contaminación acústica y ambiental. Es, en definitiva, lo que algunos han dado en llamar “Smart Society” o “Sociedad Inteligente”.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

 

Las principales claves del modelo de transformación urbana propuesto en las Smart City son las siguientes:

  • El transporte sostenible: coches y motos de uso público y privado que permita a las empresas y ciudadanos moverse  por su ciudad sin ser fuente de contaminación, sin dañar con humos y ruidos a sus vecinos.
  • El ahorro energético tanto a nivel público – Ayuntamientos – como a nivel privado – empresas y personas-.
  • La creación de viviendas y empresas domóticas (automatizadas) que aprovechen mejor los recursos naturales y pongan en práctica diferentes medidas de ahorro energético.

 

Requisitos para ser una ciudad más sostenible

Los distintos programas europeos y nacionales marcan una serie de requisitos que debería cumplir una ciudad para ser considerada Smart City como, por ejemplo, la reducción del consumo de energía, un paso fundamental para minimizar la huella de carbono.

Otro requisito para ser ciudad inteligente es que el núcleo urbano esté bien conectado, que las personas puedan disfrutar de la movilidad que necesitan para vivir y trabajar, pero de forma sostenible, es decir: usando menos el vehículo privado y optando por medios de transporte no contaminantes como la bicicleta o los coches y motos eléctricas. En este apartado, las ciudades no deben olvidar, además, salpicar sus calles y barrios de zonas verdes, pulmones naturales que aporten oxígeno, color y vitalidad a los vecinos de la urbe y en los que puedan hacer deporte, pasear, disfrutar de reuniones familiares, jugar con sus mascotas, etc.

Desde una óptica social, las ciudades  inteligentes deben estar al servicio de las personas y ser  auténticos “centros de bienestar”,   lugares de participación y más habitables.  Su base debe estar asentada, también, en un gobierno participativo, aumentando el protagonismo de los barrios en la toma de decisiones.

En España, son ya 66 los municipios integrados en la asociación Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), ciudades que permiten a sus ciudadanos disfrutar de una calidad de vida más ecológica, saludable y sostenible y a las empresas beneficiarse de un conjunto de interesantes ayudas a la internacionalización.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Pin It on Pinterest

Share This