Desde hace dos décadas, de una manera más visible, se ha incrementado la conciencia sobre el impacto de los modelos productivos en el ecosistema. Los negocios del futuro deben ser consecuentes con esta realidad, porque además de implicar un comportamiento más ético y responsable es una demanda al alza de una gran parte de la sociedad.

Las consecuencias de un crecimiento económico descontrolado son evidentes: el cambio climático, la escasez de recursos, la deforestación o la contaminación, han disparado las alarmas sobre el futuro que dejamos a las nuevas generaciones.

La protección y el respeto del entorno natural debe ser un objetivo irrenunciable y los negocios del futuro deben estar inspirados en ese concepto: un desarrollo económico en convivencia con el ecosistema, fundado en un modelo de crecimiento ecológico y sostenible.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

 

Una cultura más ecológica

Las empresas no son ajenas a esta evolución. La sociedad demanda, cada vez más, una nueva cultura centrada en el consumo de productos y servicios “verdes”. Esta tendencia debe incidir en una nueva filosofía para motivar los negocios del futuro y reconducir los modelos actuales hacia esa línea de compromiso.

Para las compañías, no sólo es importante enfocar su actividad en la comercialización de productos más ecológicos, sino que deben diseñar una estrategia global, manteniendo también sistemas de producción y distribución sostenibles y transparentes, con el fin de demostrar una imagen fiable.

La transformación ha de empezar por las ideas y planteamientos más básicos para ir desarrollando modelos completos, que impliquen cambios en todos los procesos:

  • Reducir el consumo de agua y su contaminación
  • Utilizar equipos eléctricos más eficientes apoyados en energías renovables.
  • Eliminación paulatina de los productos químicos en los procesos productivos.
  • Reutilización y reciclaje de todo lo que sea posible.
  • Favorecer una logística y distribución basada en la movilidad sostenible.

 

Las oportunidades para los negocios del futuro

El respeto y la conciencia medioambiental abren un gran abanico de potenciales clientes para las pequeñas y medianas empresas. Por ello, los negocios del futuro que tengan como objetivo la producción, gestión y distribución, diseñadas por y para la sostenibilidad, arrastrarán  a muchos consumidores hacia ellos.

Estos son algunos modelos de negocio con grandes posibilidades, ya a corto plazo.

  • Alimentación ecológica. Una alimentación más sana y natural es una de las demandas más activas de los consumidores. Son productos elaborados con procedimientos orgánicos, sin pesticidas ni fertilizantes, en el caso de la agricultura, o sin procesos de engorde artificial en la ganadería. El modelo de negocio puede ser a través de tiendas de estos productos o creando empresas o cooperativas de agricultura ecológica.
  • Empresas de reciclaje. Es un modelo con un buen presente y un gran futuro. El plan de negocio se basa en alguno, o varios, de los residuos reciclables: papel, cartón, plástico, vidrio, aluminio, madera o muebles, piezas de vehículos, baterías y equipos electrónicos, etc.
  • Transporte ecológico. Está basado en el concepto de movilidad sostenible, especialmente necesario para mejorar la salud ambiental y la habitabilidad de las ciudades. Los negocios del futuro pueden ir enfocados a la fabricación, alquiler o venta de vehículos eléctricos o híbridos, al asesoramiento y promoción de vehículos ecológicos para el transporte público o a fomentar el transporte en bicicleta o moto eléctrica para favorecer la movilidad.

Estas son algunas ideas pero las posibilidades son mucho mayores, por ejemplo:

  • Ropa, cosmética o servicios de limpieza ecológicos.
  • Casas y edificios ecológicos y eficientes en ahorro energético.
  • Asesoramiento, promoción y financiación de tecnología ecológica.

Si antes la economía estaba reñida con la ecología, ahora está le ofrece grandes posibilidades para crear y hacer crecer nuevos modelos de negocio. Además, son actividades que implican un alto componente tecnológico y de innovación. La innovación se presenta, hoy en día, como uno de los mayores retos empresariales para los gerentes y directivos en los próximos años.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Pin It on Pinterest

Share This