La mejora en la infraestructura de las comunicaciones y los cambios en la manera de pensar y actuar de los contenidos han propiciado que en los últimos años despegue una forma de venta que ya tiene unos cuantos añitos: el e-commerce, cibercomercio o comercio electrónico.

Empresas de todo tipo se lanzan a la aventura y comienzan a vender por Internet sus productos y servicios, pero no todas ellas obtienen los resultados positivos que esperaban. Y es que vender por Internet no es tan fácil como pretenden vendernos en los anuncios; para obtener la rentabilidad que deseamos, para vender en línea con eficiencia y eficacia, tenemos que seguir una serie de pasos, unos consejos básicos que hoy anotamos aquí, en el blog del ahorro económico y la productividad de las empresas de Cooltra.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

 

La usabilidad y el diseño, dos claves de una tienda virtual.  

Según los datos del INE– Instituto Nacional de Estadística – uno de cada tres internautas españolas compran a través de Internet y, además, su inversión no es nada despreciable: en el 2016 cada español se gastará unos 865 € de media en las más de 85.000 tiendas virtuales que hay en nuestro país. Según algunas consultoras, el sector del ecommerce en nuestro país facturará sólo este año algo más de 30.000 millones de euros.

Con estos datos positivos, ¿quién no se anima a intentar vender por Internet? La respuesta es obvia: casi cada comercio, tienda o empresa de este país intentará crear tiendas virtuales para atraer a ese consumidor cada día más avezado y acostumbrado a navegar por Internet rápidamente buscando las mejores ofertas. El crecimiento imparable del número de tiendas virtuales (no sólo en España, sino en todo el mundo) unido a la mejora de la capacidad del internauta para moverse por la red de redes y el poco tiempo que todos tenemos en nuestro día a día tiene como resultado que tus clientes on line no comprarán en tu tienda virtual si:

  • No encuentran a la primera lo que están buscando.
  • No tienen garantías de que sus datos personales y bancarios están a salvo.
  • El proceso de compra o alquiler es lento o confuso.
  • La página web tiene problemas funcionales

Todos estos “peros” se resuelven con dos parámetros que tiene que garantizarte la empresa a la que le encargues el diseño y la programación de tu tienda virtual: la perfecta arquitectura visible e invisible del entorno web y la usabilidad o facilidad de uso por parte del consumidor.

 

La responsabilidad de tu empresa en el éxito de una tienda virtual. 

Cuando una tienda virtual no tiene éxito, el empresario suele echarle toda la culpa al programador, al diseñador, al responsable de comunicación, a la empresa que gestiona el SEO… A todos menos a sí mismo. Una clave imprescindible para que una tienda virtual genere beneficios es la logística de la propia empresa, es decir: ¿qué sucede en el seno de la empresa cuando un cliente acepta comprar en su tienda virtual?

Antes incluso de encargar a un proveedor externo la creación de tu tienda virtual debes tener bien diseñada la logística interna que garantizará la óptima gestión de esa tienda:

  • El sistema de cobros y avisos al usuario y al personal del almacén.
  • El sistema de proceso de cada pedido.
  • El sistema de embalaje, generación de facturas y envío.
  • El sistema de control de calidad.
  • El sistema de atención al cliente, incluyendo gestión de satisfacción, política de devoluciones y reembolsos, etc.

 

En resumen: abrir, gestionar y facturar a través de una tienda virtual no es complicado, simplemente debe abordarse con eficiencia y eficacia, dos claves que te permitirán ahorrar dinero y mejorar la productividad de tu propia empresa.

 

Descárgate la guía gratuita: OPTIMIZACIÓN DE RECURSOS

Pin It on Pinterest

Share This