En junio del año pasado el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendaba para España reformas en el mercado de trabajo destinadas a introducir un contrato único y reducir los costes de indemnización, igualándolos tanto para los despidos de trabajadores temporales como fijos.

Sin embargo, las últimas declaraciones de este organismo van encaminadas en otra dirección. El enfoque, a la vista de los resultados, apunta ahora a que una disminución de la protección de los trabajadores puede tener un efecto negativo a corto plazo para la economía. Esto es más grave en los momentos de crisis y de baja inflación como los actuales. Al debilitar la demanda se retrasa la recuperación.

La institución, en el informe Perspectivas Económicas Mundiales, en su capítulo III, afirma que: “Las reformas de los mecanismos de protección del empleo y los sistemas de prestaciones de desempleo tienen efectos positivos en los periodos de prosperidad, pero pueden debilitar la demanda agregada y tornarse contractivas durante los periodos de recesión“.

El FMI vería más efectivas en la actualidad otras medidas. Entre las recomendaciones que se proponen destacan la reforma de los mercados de productos y servicios, la bajada de los impuestos al trabajo y las políticas activas de empleo.

 

Descárgate la guía gratuita: CONTRATACIÓN INTELIGENTE

 

Nuevas medidas para recuperar la economía

El FMI considera que, en el mercado de trabajo, los efectos positivos sobre la contratación al impulsar a la baja los salarios y rebajar la protección por despido, se compensarían con el impacto negativo sobre las familias que tienen que afrontar importantes gastos y deudas. Además considera como “efectos imprevisibles” el incentivar tanto la contratación como el despido.

Por tanto, la apuesta debe ser ahora la de establecer prioridades, y esto implica el incrementar el gasto público para potenciar las políticas activas de empleo y, sobre todo, reformas fiscales a favor del trabajo. Son medidas que pueden ser más positivas en circunstancias económicas deprimidas porque se puede generar, a través de un estímulo fiscal, una mejora de las perspectivas favorables al consumo.

El Fondo plantea estrategias para la puesta en marcha de estas medidas. Incide principalmente en que deben estar condicionadas a que la recuperación se consolide. Esto puede facilitar su aplicación al concretar el número de beneficiados.

 

La reforma de los mercados de productos y servicios

Además de los estímulos fiscales, la medida estrella de esta propuesta es la reforma de los mercados de productos. El FMI considera éste como un momento óptimo y pone como ejemplo el importante aumento de la productividad y la calidad del servicio cuando durante la década de 1990 se inició la liberalización del transporte aéreo y las telecomunicaciones.

En el momento actual estas pueden ser algunas de las estrategias para fomentar las reformas de los mercados de productos.

  • Desarrollo de economías sostenibles y una apuesta por modelos tecnológicos y de medio ambiente, como la movilidad sostenible. La innovación ha de ser la clave en los departamentos de I+D + i en las empresas de éxito.
  • Integración de la era digital en la empresa para facilitar los procesos y crear nuevos productos y servicios.
  • Fórmulas de trabajo más flexibles. El teletrabajo y los horarios personalizados contribuirán a conciliar la vida laboral y adaptarse a las necesidades de cada trabajador.
  • Más responsabilidad social corporativa. Los consumidores apuestan cada vez más por compañías que ofrecen un valor añadido y se interesan por productos responsables.

La aparición de nuevos productos y tecnologías elevaría el potencial de crecimiento y el empleo. La necesidad de reformar muchos mercados es muy alta y las posibilidades muy amplias. Las estrategias destinadas a la transformación de los mercados laborales y de servicios es vital para iniciar procesos de mejora más sólidos de la economía.



CONTRATACIÓN

Pin It on Pinterest

Share This