Para que una empresa funcione necesitamos bienes, ya sea una oficina, maquinaria o vehículos, como por ejemplo, las motos que se ofrecen en Cooltra (ver El alquiler de motos para una movilidad rentable). Un método para satisfacer alguna de estas necesidades y que a mucha gente se le olvida, es el leasing, una de las alternativas más rentables. Esta elección consiste en un contrato de arrendamiento de bienes muebles e inmuebles, donde una entidad bancaria entra como titular del bien y alquila productos al usuario en cuestión.

Desde Asbanc, reportan que el leasing es uno de los mecanismos más convenientes para financiar la adquisición de maquinaria aunque a marzo del 2016, el leasing sumó un 5,98% de euros este año, cantidad inferior a la reportada en marzo del año pasado (sin considerar variaciones del tipo de cambio). Por otro lado, Asbanc tiene esperanzas y cree fervientemente que el leasing volverá a hacerse fuerte con la recuperación económica europea.

A continuación vamos a explicar las ventajas de adquirir un leasing para tu negocio.

 

Descárgate la guía gratuita: ¿Cómo leer la letra pequeña del contrato de renting?

 

Razones para adquirir un leasing

  1.  Lo primero es que debemos tener en cuenta es que el usuario que utiliza los bienes adquiridos no es el propietario de los mismos. La ventaja frente a otros métodos de arrendamiento es la posibilidad que tiene el cliente de comprar tras finalizar el contrato. El leasing brinda tal beneficio, dependiendo siempre de la oferta que haga el banco, para obtener oficinas, establecimientos o vehículos.
  2.  La gran ventaja tributaria que tiene el leasing para el usuario adquisidor es que no genera impuestos pues no es dueño del patrimonio, ya que lo alquila. Esto es conveniente a la hora de realizar la declaración de la renta, no se paga  pues sería un alquiler. Asimismo, esta alternativa de financiación no requiere un desembolso de cuota inicial. Esto podría quitar un peso de encima a todos aquellos que busquen conseguir un bien y no tengan la financiación necesaria para aportar en una primera instancia.
  3.  El periodo de pago por el patrimonio es igual a la vida útil del mismo. Esto significa que se garantiza dejar de pagar por un vehículo, lo cual le quita un peso de encima a quienes busquen conseguir un bien pero no tienen los recursos necesarios para aportar en un primer momento. Una diferencia al crédito, el producto alquilado en leasing no requiere garantía, lo que permite un acceso más amplio a las empresas.
  4. Algo a destacar es que, dependiendo de las condiciones la entidad puede llegar a aportar la mayor parte del coste, alrededor de un 80% o 90% del valor patrimonial y el restante lo cubre el cliente con sus propios recursos. Llegada la hora de adquirir un bien, no hace falta esperar al fin del contrato para realizar la compra, es posible hacerlo dentro del tiempo que dura el leasing. Te recordamos cuales son las reglas para firmar un contrato de leasing.
  5.  Por último, el leasing cuenta con un seguro que asume el arrendatario para responder a los daños que se lleguen a causar, al igual que en un crédito normal. De hecho, el banco BBVA con el leasing para domicilios, el cliente posee seguro de vida deudor y póliza contra incendios y terremotos.

No solo los bancos tienen la capacidad de hacer leasing, también existe una figura llamada leaseback, con la que el propietario de un bien puede vender sus inmuebles o muebles a una agencia de leasing para realizar un contrato de arrendamiento sobre el bien.

Ahora que sabemos todas las ventajas que tiene el leasing frente a los demás, esta es una buena opción para las empresas que no tienen una fuerte cantidad de dinero pero que buscan asegurar que el producto se pueda recuperar. Una forma segura para crecer.

Si necesitas alquiler de motos para tu empresa, no dudes en visitar la web de Cooltra Corporate e informarte de todas las facilidades y oportunidades que ofrecemos.

 

renting y leasing

Pin It on Pinterest

Share This