En el blog de Cooltra ya te hemos hablado varias veces de las ventajas del leasing y el renting, las ventajas que supone alquilar un vehículo o una flota de motos eléctricas en lugar de comprarlas. Quizá tu empresa ya ha decidido que no desea destinar ahora mismo unos valiosos activos a adquirir ese vehículo que necesita urgentemente; tampoco quiere asumir la inversión de tiempo y de dinero que requiere tener un vehículo en propiedad o, simplemente, desea probar esas fórmulas tan recomendadas por los expertos llamadas leasing y renting. Pero ¿cuál de ellas es más adecuada para nuestra empresa? ¿Cuáles son las diferencias entre leasing y renting? Hoy en nuestro blog damos respuesta a las dudas más lógicas que pueden surgir a la hora de decidirse entre leasing y renting.

 

Descárgate la guía gratuita: ¿Cómo leer la letra pequeña del contrato de renting?

 

Los extras.

Una de las ventajas más interesantes de la opción del renting es que este tipo de alquiler de motos eléctricas te permite disfrutar de un vehículo sin ocuparte de gastos extra importantes como son el seguro de circulación, el mantenimiento, la reparación, las revisiones oficiales… El paquete básico del leasing no incluye este tipo de extras. Esta es, quizá, la diferencia económica más notable entre el leasing y el renting.

 

Las cuotas mensuales.

Las empresas que se dedican al renting de vehículos calculan la cuota mensual de cada moto o coche en función de distintas variables como, por ejemplo, el coste de fábrica del vehículo, el tipo de seguro de circulación que el cliente desee disfrutar, la duración del contrato de renting, etc. El leasing de vehículos es una operación financiera más y, así, las empresas que lo ofrecen calculan la cuota mensual que tendrás que abonar en función del precio del dinero y del tipo de interés que acuerde con el cliente. Dependerá de cada caso, pero normalmente la cuota mensual que tendrás que abonar en tu contrato de renting será más económica que el desembolso que te exigirá el contrato de leasing.

 

El aval.

Depende de cada empresa, pero normalmente el renting te exigirá abonar una o dos cuotas mensuales del vehículo que servirán de aval para posibles impagos. En las operaciones de leasing no suele exigirse un aval, pero si no se aporta las condiciones económicas del contrato pueden dejar de ser tan beneficiosas como deberían.

 

Las comisiones.

En los contratos de renting no hay que pagar comisiones ni otros gastos añadidos que sí se imputan en operaciones financieras como el leasing. Así, desde el punto de vista de los gastos extra como comisiones o costes de formalización, entre el leasing y el renting es más rentable el segundo, el renting.

 

Comprar sí, pero más adelante.

Quizá ahora tu empresa no se plantee adquirir una moto eléctrica o una floto de motos, pero sí valora la opción de que más adelante preferiría que la flota de vehículos fuera de su propiedad. Si ese es tu caso, la opción más recomendable entre leasing y renting es el leasing, ya que es una fórmula que te permitirá quedarte con el vehículo una vez finalizado el contrato de alquiler. De todas formas, si tus planes de compra superan los dos o tres años, ten en cuenta la depreciación del valor del vehículo a medio plazo. Quizá te compense firmar un nuevo contrato de renting o un contrato de renting flexible y disfrutar siempre de un vehículo moderno y equipado con la última tecnología de los fabricantes de motos.



¿Quieres obtener una semana de prueba de nuestras motos de forma gratuita? HAZ CLICK AQUÍ


renting y leasing

Pin It on Pinterest

Share This