Mejorar la contratación indefinida es el gran reto para las empresas y los agentes sociales en España. La alta temporalidad en el empleo es una señal inequívoca del funcionamiento del mercado de trabajo en nuestro país. El contrato indefinido, especialmente desde los inicios de la crisis, se ha convertido en algo muy excepcional. Aunque ya antes, el exceso de contratos temporales era objeto de debate social. Simplemente, este déficit estructural se ha agravado.

La explicación a la elevada temporalidad, en contra del contrato indefinido, podría ser doble: el modelo productivo español y la legislación laboral pasada y actual:

  • Nuestro modelo productivo: de forma tradicional, el motor de la economía española ha sido el turismo y, antes de la crisis, “el ladrillo”, el sector de la construcción. Estos dos sectores laborales, sobre todo el primero, se caracterizan por una elevada demanda en ciertos momentos del año y una escasa demanda durante los meses de temporada baja. Además de esta fluctuación en las necesidades de personal de las empresas, una parte importante de estos trabajos pueden ser desarrollados por personal no cualificado, empleados que son sencillos de encontrar a buen precio y que no necesitan ser retenidos con contratos indefinidos.
  • Una regulación excesiva del mercado de trabajo: la normativa y los convenios colectivos protegen la situación de los trabajadores con contrato indefinido, con indemnizaciones en caso de despido, salarios más estables o condiciones garantizadas. Esta regulación supone un coste extra para las empresas y, por ello, prefieren firmar contratos por obra y servicio y ampliar o reducir sus plantillas en función de la necesidad de producción, de la demanda, etc.


Descárgate la guía gratuita: CONTRATACIÓN INTELIGENTE

¿Por qué interesa el contrato indefinido?

Teniendo en cuenta lo anterior, y que todo lo que afecta el mercado laboral condiciona las decisiones de las empresas, hay que buscar las soluciones que permitan mejorar la estabilidad laboral.

La normativa lleva tiempo tratando de fomentar el contrato indefinido, sobre todo a través de bonificaciones e incentivos fiscales. El éxito de estas medidas es bastante discutible, seguramente porque hay que afrontar también reformas estructurales. Aún así, actualmente existen estas dos ventajas importantes a las que te puedes acoger.

  • Un año de prueba: esta presente en una de las modalidades de contrato indefinido (regulado en la Reforma Laboral del 2012) y específico para las pequeñas y medianas empresas. Supone una gran novedad, ya que hasta ahora, los periodos de prueba no superaban, en ningún caso, los seis meses. Con esto, tienes doce meses para decidir si el trabajador contratado es apto o no para el puesto. Lo relevante en este caso es que una extinción del contrato durante ese periodo no te obliga al pago de ninguna indemnización.
  • Deducciones fiscales y bonificaciones a la seguridad social: probablemente es el mayor aliciente para las empresas a la hora de plantearse un contrato indefinido. Se puede obtener una deducción fiscal de hasta 3.000€ por cada trabajador que se contrate de forma indefinida. Las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social varían mucho, pero la cantidad mínima que puedes percibir no es nada desdeñable (1000 euros al año por cada trabajador contratado).

Las deducciones y bonificaciones dependen mucho del colectivo al que pertenezca el trabajador contratado. Están especialmente bonificadas las personas con discapacidad, los mayores de 45 años y menores de 30, los afectados por algún tipo de violencia de género o en situación de exclusión social, etc.

Un error muy común es pensar que las bonificaciones por firmar un contrato indefinido son sólo para contratos a jornada completa, pero no es así ya que la bonificación se puede aplicar también a contratos de media jornada. Un requisito imprescidible independiente de la jornada laboral es que la empresa no puede despedir al trabajador con el que ha firmado ese contrato indefinido durante los meses en que perciba esa ayuda económica.

 

¿Más ventajas del contrato indefinido?

Aún queda otra. Y no es menos importante.

El contrato indefinido promueve la estabilidad laboral haciendo que el trabajador se sienta mucho más seguro. Esto aumenta su motivación e integración en la empresa y sus objetivos. La estabilidad es una aliada para la mejora de la productividad en el desempeño del puesto de trabajo.  Ayuda a incrementar el conocimiento de la empresa y su cultura, mejora la experiencia y las habilidades en el manejo de las herramientas y equipos de trabajo y madura las relaciones con los compañeros.

 

CONTRATACIÓN

Pin It on Pinterest

Share This